» » » El fletán, un pescado ideal para dietas bajas en calorías

El fletán, un pescado ideal para dietas bajas en calorías

El fletán es un pescado muy bajo en calorías, ideal para combatir el colesterol y los triglicéridos y para personas con problemas de estómago o digestiones pesadas

2 de julio de 2012
Etiquetas
fletan

El fletán aporta proteínas, minerales y vitaminas y muy poca grasa | Cross Duck

Si hubiera que destacar una característica del fletán por encima del resto de su especie sería que es un pescado muy bajo en calorías, ya que 100 gramos de este pescado contienen menos de 2 gramos de grasa.

Además de su bajo contenido graso, el fletán posee otras propiedades que lo convierten en imprescindible en una dieta sana y equilibrada. Por una parte destaca su gran contenido en proteínas y vitaminas, entre ellas las vitaminas del grupo B, cuya concentración sobresale con respecto a otros pescados, y la vitamina E. Y por otra parte, en cuanto a minerales, destacan el potasio, el fósforo, el magnesio y el yodo.

El fletán es un pescado que es fácilmente digestible, por lo que está muy recomendado para dietas bajas en grasas, para combatir el colesterol y los triglicéridos, y para personas con problemas de estómago o digestiones pesadas.

Su carne suave, sabrosa y sin espinas resulta muy fácil de masticar y tragar por parte de personas que presenten problemas de masticación o por los niños pequeños.

No olvidemos que, al igual que ocurre con el resto de alimentos, el fletán también ve alteradas sus propiedades según lo cocinemos. Si, por ejemplo, lo freímos o rebozamos, su nivel calórico aumentará y la digestión se volverá más difícil.

El fletán, también conocido como halibut, es un pez de forma ovalada que pertenece a la familia de los pleuronéctidos (tipo de peces de cuerpo muy aplastado y asimétrico, distinguiéndose una zona pigmentada donde se sitúan los ojos, y otra zona sin pigmento, que es la que se apoya sobre el fondo marino), que se encuentra principalmente en las aguas frías del océano Atlántico. En cuanto a su morfología, nos encontramos con una gran variedad de formas, colores y tamaños, según cual sea su hábitat.

Es un pez que gusta de zonas oscuras, profundas y muy frías, y nada a ras del suelo, buscando fondos arenosos o con pequeñas piedras donde pueda camuflarse, encontrándose fletanes desde los 100 hasta los 200 metros de profundidad.

Generalmente, el fletán común, blanco o del Atlántico es un pescado blanco, carnoso y de gran tamaño, ya que puede alcanzar más de 3 metros de longitud y un peso de 250 kilos. Pero también se encuentran ejemplares con tonos que van desde el verde oliva hasta el negro y son de menor tamaño, como por ejemplo, el fletán negro o fletán de Groenlandia. Sin embargo, el fletán del Pacífico es más parecido, en cuanto a dimensiones y peso, al que habita en la zona atlántica.

Son estos tres tipos anteriores de fletán los que comúnmente podemos encontrar en el mercado, aunque tienden a ser confundidos con el gallo, la platija y, sobre todo, el lenguado, cuando este es cortado en filetes.

En Muy en forma | El cabracho, un pescado muy nutritivo

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.