El cuscús y sus propiedades nutricionales

El cuscús es un plato tradicional de la cocina marroquí hecho a base de sémola de trigo. Por sus propiedades, destaca por ser rico en carbohidratos y por apenas contener grasa. Aporta algunos minerales y vitaminas del grupo B, como la tiamina. Al ser un derivado del trigo, no es apto para los celíacos o intolerantes al gluten
27 de enero de 2016
Etiquetas
cuscús propiedades nutricionales

Cuscús con verduras, rico en nutrientes y propiedades benéficas para la salud | Liliana F. (CC by 2.0, Flickr)

El cuscús es uno de los platos más representativos de los países del norte de África, como Marruecos, Argelia y Túnez. Se trata de sémola de trigo duro que se mezcla y trabaja con harina y luego se tamiza las veces necesarias hasta lograr que los granos tengan el tamaño adecuado.

Aunque también hay sémolas de maíz, cebada perlada o mijo, entre otros cereales, la que más se utiliza es la de trigo. Es rica en hidratos de carbono y fibra (en la variedad integral) y presenta un contenido moderado en proteínas, en torno a un 12%. Su aporte de grasas (1%) es bastante escaso, por no decir insignificante.

En lo que respecta a vitaminas y sales minerales, en la versión integral de la sémola sobresalen la vitamina E, vitaminas del complejo B, el cinc, el magnesio y el hierro, aunque este último es de peor aprovechamiento que el que procede de los alimentos de origen animal.

El valor energético o calórico del cuscús es similar al de la pasta: 100 gramos de cuscús integral proporcionan aproximadamente 350 calorías.

Más propiedades saludables del cuscús

El cuscús es un alimento muy nutritivo, y constituye una buena fuente de energía para los deportistas y los niños en edad de crecimiento.

Acompañado de garbanzos, como popularmente se sirve, el cuscús permite obtener una proteína completa o de calidad a las personas que siguen una dieta vegetariana o vegana, es decir, que no consumen proteína animal.

La fibra presente en el cuscús integral ayuda a regular el tránsito intestinal y a prevenir o mejorar el estreñimiento. Es bajo en grasas y no contiene colesterol, por lo que no favorece la aparición de enfermedades que afectan la salud del sistema circulatorio. La poca cantidad de grasa que aporta es de tipo poliinsaturado, más beneficiosa que las de origen animal, en su mayoría saturadas.

Pero no acaban aquí las propiedades nutritivas y medicinales del cuscús. Recordemos que las vitaminas del grupo B se asocian al buen funcionamiento del sistema inmune y el sistema nervioso, mientras que la vitamina E o tocoferol tiene capacidad antioxidante y nos protege del envejecimiento prematuro.

El cuscús posee un sabor suave y neutro y un cierto aroma a fruto seco. Además, se digiere con facilidad, por lo que se considera adecuado para todas las personas, exceptuando a aquellas que sufren intolerancia al gluten o celiaquía.

Cómo cocinar el cuscús

El cuscús es muy fácil y rápido de preparar. Y es que prácticamente no necesita cocción directa sobre el fuego: basta con hidratarlo utilizando agua o caldo hirviendo.

Puedes dorar los granos de cuscús unos minutos hasta que desprendan un ligero olor a tostado, procurando que no se quemen. Luego solo tendrás que escaldarlo con agua o caldo, tapar y dejar reposar. Pasados unos diez minutos, absorberá el líquido y habrá el llegado el momento de soltar los granos con la ayuda de un tenedor.

El truco para que el cuscús resulte mucho menos soso o más apetecible es añadirle verduras troceadas (tomate, calabacín, cebolla…), frutas y frutos secos (pasas, almendras, pistachos…) y aderezarlo con aceite de oliva y hierbas o especias. Los ingredientes dependerán de la receta que vayas a preparar.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.