El consumo de refrescos 'light' se relaciona con el desarrollo de diabetes tipo 2

Los refrescos light aportan menos calorías y azúcares simples que los que la contienen. No obstante, en base al estudio realizado por investigadores franceses, los refrescos con edulcorantes artificiales también podrían provocar diabetes tipo 2
26 de febrero de 2013
Etiquetas,  ,  
refrescos light diabetes

Los refrescos ‘light’, en entredicho por su relación con la diabetes tipo 2 | Cinnachick

Cada vez que leemos en la etiqueta de un producto el término light damos por sentado que contribuye favorablemente a la salud. Somos esclavos de la publicidad y mordemos el anzuelo creyendo aquello que nos quieren hacer creer a través de anuncios de televisión, radio y prensa.

Aunque los refrescos light tengan menos calorías y aporten una cantidad inferior de azúcares simples, no son tan saludables como parecen. Es más, al igual que las bebidas azucaradas, los refrescos light pueden producir diabetes. La creencia popular de que resultan menos nocivas incentiva el consumo y la frecuencia con la que se toman refrescos edulcorados.

Según un estudio epidemiológico publicado en la revista American Journal of Clinical Nutrition, beber 1,5 litros de refrescos light por semana multiplica el riesgo de padecer diabetes tipo 2. Después de evaluar a un grupo de casi 70.000 mujeres durante 14 años y detectar los casos de diabetes durante este período, investigadores franceses encontraron un vínculo entre el consumo superior a 1,5 litros de refresco light y el desarrollo de dicha enfermedad.

Para ser más exactos, la ingesta de la cantidad ya citada de refrescos con edulcorantes artificiales a la semana incrementa el riesgo de sufrir diabetes tipo 2 en un 130%, tomando como referencia a las personas que no consumen este tipo de bebidas light. Lo que resulta sorprendente es que el riesgo para aquellos que toman bebidas con azúcar sea del 50%, notablemente inferior al que se asocia con la ingesta de refrescos light.

No obstante, debemos ser prudentes al interpretar los resultados, ya que, si bien el equipo de expertos trató de descartar los efectos de otros factores que podrían influir en la aparición de la diabetes tipo 2, no existe una relación de causalidad entre el consumo de edulcorantes y la aparición de la enfermedad. De hecho, es posible que la predisposición genética y parámetros relacionados con el régimen alimentario y el estilo de vida influyan en esta relación.

Si queremos llevar una dieta saludable, ni las bebidas que contienen azúcar ni las light son una opción acertada. Muchos de los refrescos sin azúcar contienen sustancias químicas de las que no es recomendable abusar. Pese haber sido aprobadas por la industria agroalimentaria, persiste la controversia sobre su supuesta inocuidad. ¿Te resulta familiar, por ejemplo, el aspartamo?

En Muy en forma | El té negro se relaciona con un menor riesgo de diabetes

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.