El chocolate crea adicción debido a que libera en el cerebro una sustancia similar al opio

El deseo de consumir chocolate aumenta con la llamada encefalina, que libera una región del cerebro conocida como neostriatum
26 de septiembre de 2012
Etiquetas,  
chocolate adiccion

El chocolate además de bueno… crea adicción | Tasumi1968

¿Te gusta el chocolate pero te puede más el sentimiento de culpa? No eres el único, pocos se pueden resistir. Como afirma el dicho popular, a nadie le amarga un dulce, aunque es cierto que aporta muchas calorías y que consumido sin moderación nos lleva a engordar. Generalmente se asocia a los aspectos negativos de una dieta y en torno a él giran creencias como que favorece el acné, incrementa el colesterol o provoca adicción. Aun así, el chocolate tiene múltiples beneficios para nuestra salud.

En situaciones de debilidad emocional, muchos echan mano del chocolate porque consideran que sube el ánimo y calma la ansiedad y el estrés, además de aportar un placer sensorial indescriptible. Pero ¿qué nos hace tan dependientes al chocolate? ¿Qué nos incita a comer chocolate? Todo responde a un fenómeno químico, en concreto a la disminución de los niveles de serotonina en el organismo. Debido a sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias ejerce una influencia positiva en la salud humana, reduce la presión arterial y mejora la sensibilidad a la insulina.

¿El chocolate engancha?

En base a las pruebas que han realizado sobre ratas investigadores de la Universidad de Michigan, podría decirse que el chocolate crea adicción. ¿Por qué el chocolate es tan irresistible? El impulso de llevarnos un suculento trozo de chocolate a la boca está relacionado con una región concreta del cerebro, que libera una sustancia natural parecida al opio. A través de un fármaco administrado a esa región del cerebro, los expertos comprobaron que las ratas ingerían el doble de chocolate que en circunstancias normales.

El neostriatum, la zona del cerebro implicada, se activa cuando las personas obesas ven alimentos y los drogadictos ven escenas donde hay drogas. Observaron que la encefalina, una sustancia química natural que libera el organismo, se disparaba cuando los roedores comían chocolate. No es que las encefalinas hagan que las ratas consuman mayor cantidad, sino que aumentan su deseo de comer chocolate.

Cuando tu cuerpo o tu mente te implore comerte una tableta, ya tienes la excusa perfecta para decir “no puedo parar de comer chocolate”.

En Muy en forma | ¿Chocolate para adelgazar?

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.