Efectos del tabaco en el corazón

Fumar daña las arterias, propicia la formación de trombos, eleva la presión sanguínea y disminuye la oxigenación de la sangre, entre otros perjuicios
17 de febrero de 2012
Etiquetas,  
efectos tabaco corazon

Tabaco, enemigo potencial de la salud del corazón | Lanier67

El tabaco provoca cerca de 50.000 muertes anuales en nuestro país y es un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares. No sólo afecta a los fumadores sino también a los que conviven con ellos; existen pruebas experimentales que lo corroboran. Por eso, no es de extrañar que haya un aumento en el riesgo cardiovascular de fumadores pasivos de hasta el 20%.

La frase “nunca es tarde para dejarlo” cobrará más sentido una vez conozcas los efectos del tabaco en el corazón. Queremos que seas consciente de la manera en que afecta este hábito autodestructivo a nuestra calidad de vida, y de los perjuicios de fumar tabaco.

Fumar tabaco acarrea los siguientes efectos perjudiciales en nuestro corazón:

  • Los cigarrillos contienen compuestos y sustancias tóxicas que dañan la pared de las arterias. Por tanto, fumar incrementaría el riesgo de sufrir una aterosclerosis, la principal causa de los infartos de miocardio o ataque cardíaco.
  • El tabaquismo multiplica y favorece la formación de trombos, por lo que correríamos mayor riesgo de sufrir un ataque cardiovascular.
  • La nicotina presente en el tabaco, además de ser tóxica y adictiva, eleva de manera notable la presión sanguínea. Hace que la sangre coagule más fácilmente, lo que dificulta e intensifica la labor del corazón. Fumar origina arritmias y contracciones cardíacas irregulares.
  • El tabaco es uno de los factores que incrementan los niveles de cortisol en sangre y de los ácidos grasos libres. El cortisol es la hormona que el organismo libera como respuesta al estrés, y promueve el depósito de grasa en las regiones subcutáneas y visceral del abdomen. Ambos factores se asocian al riesgo de ataques u otras patalogías cardíacas.
  • El humo del tabaco disminuye la oxigenación de la sangre. Los glóbulos rojos de un fumador presentan menor cantidad de oxígeno y una mayor proporción de monóxido de carbono. Lo cual da lugar al desarrollo de depósitos de colesterol en las paredes de las arterias. La mala circulación resultante puede causar accidentes cerebrovasculares.

Queda demostrado, pues, que el tabaco afecta al corazón de diferentes maneras y tiene un impacto catastrófico sobre el mismo. La tasa de mortalidad por enfermedad coronaria es un 70% mayor en los fumadores. Quienes continúan fumando tras sufrir un infarto u otro episodio cardíaco tienen el triple de posibilidades de volver a padecerlo que los pacientes que deciden abandonar este nocivo hábito al momento.

En Muy en forma | Motivos para dejar de fumar: consecuencias estéticas

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.