¿Dormir poco engorda?

Según diversos estudios, el sueño y el metabolismo están estrechamente relacionados, por lo que dormir poco favorece el aumento de peso, sobre todo en niños
18 de junio de 2012
Etiquetas,  
Dormir poco engorda

Dormir y descansar es tan importante como practicar ejercicio y llevar una dieta equilibrada | bitzcelt

De acuerdo con las investigaciones realizadas por el Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn) de España, la alteración en los horarios y ritmos del sueño podría favorecer la aparición de trastornos alimenticios y favorecer la obesidad. A su vez, el sobrepeso podría potenciar los trastornos del sueño tales como los ronquidos, el insomnio y las apneas.

Gracias a este estudio ha quedado demostrado que la gran mayoría de niños con sobrepeso presentan alteraciones del sueño, ya sea por sustituir el descanso por entretenerse con el ordenador, ver la televisión, jugar con videojuegos… Tal y como afirma la doctora Empar Lurbe, especialista en nefrología pediátrica, tan solo “con una hora adicional de descanso nocturno, el riesgo de sobrepeso infantil se reduce en un 36% durante los siguientes 5 años“.

También es interesante mencionar que, según un estudio de la Universidad de Standford (EEUU), las personas que duermen menos de 5 horas padecen unas alteraciones neuroendocrinas que aumentan el apetito, creando ansiedad por consumir los alimentos más calóricos y con un alto contenido en hidratos de carbono. Por el contrario, dormir una media de 8 horas diarias nos previene de esas alteraciones.

Por consiguiente, existe una relación directa entre el sueño y nuestro metabolismo; cuando no se duerme lo suficiente de manera habitual, y cuando el ciclo del sueño es interrumpido con frecuencia (turnos de trabajo nocturnos, jet lags frecuentes…) el metabolismo del cuerpo humano se altera, experimentando cambios que crean preferencias por los alimentos más calóricos, hambre frecuente y difícil de saciar… Por estos motivos, los hábitos alimenticios y las dietas de aquellas personas con desarreglos del sueño suelen ser desequilibradas y muy poco saludables.

En definitiva, nuestra dieta especifica cuántas calorías “entran” en nuestro organismo, el deporte y el ejercicio físico determinan cuántas son quemadas y eliminadas del mismo, y el metabolismo y el sueño concretan cuántas quedan aferradas a nuestro cuerpo en ambos procesos.

En Muy en forma | Alimentarse bien para dormir mejor

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.