Dolor de rodilla al correr

El dolor de rodilla se asocia desde siempre con la práctica deportiva, siendo una de las molestias más temidas por los atletas y corredores. Una vez aparece el dolor, lo más conveniente es parar de correr y guardar reposo para una pronta recuperación
27 de febrero de 2013
Etiquetas
dolor de rodilla al correr

El dolor de rodilla al correr puede estar originado por varias causas | Kenneth M.

Una de las articulaciones que sufre mayor desgaste a la hora de practicar cualquier disciplina deportiva es la rodilla. El dolor en esta zona afecta habitualmente a los corredores y puede obedecer a distintas causas: desde malas posturas, traumatismos o debilidad muscular a problemas óseos.

Aquellos que han sufrido lesiones de rodilla saben la importancia que tiene conocer la anatomía y la mecánica de funcionamiento de la articulación para prevenir molestias que pueden ir a más.

Cómo tratar el dolor de rodilla

Cuando corremos y aparece el temido dolor de rodilla, nos vemos obligados a retrasar el entrenamiento y, por consiguiente, continuar nuestra progresión. El dolor se intensifica cuando se dobla la rodilla, por ejemplo al caminar, bajar escaleras o, simplemente, agacharnos. En estos casos lo más recomendable es dejar de correr o hacer ejercicio y tomar un descanso para recuperarse y no sobrecargar la zona. Aplicar una bolsa de hielo ayuda a reducir la inflamación.

Pedirle a un runner que pare de correr es como pretender que un lobo deje de aullar. No obstante, todo buen atleta sabe escuchar a su cuerpo y reconocer cuándo es necesario hacer un paréntesis y tomar un pequeño descanso. Recuerda que la mejor medicina es la prevención, así que debes tener en cuenta este consejo antes de que notes molestias o de que se manifieste un dolor más agudo.

Si el dolor persiste con el tiempo, no vuelvas a correr hasta que estés totalmente recuperado. Esta afección se cura, generalmente, de forma espontánea. Si el problema no cesa, acude a tu médico de confianza para que realice una exploración exhaustiva (radiografía, resonancia magnética…) y te dé su valoración. En caso omiso, la lesión se podría agravar, apareciendo dolores persistentes, hinchazones, dificultad al caminar e incluso favorecería la aparición de artritis.

Más recomendaciones

Normalmente, el dolor de rodilla responde a la debilidad muscular o falta de fuerza en los músculos que la rodean. Junto a los tobillos, la rodilla es la articulación que soporta una mayor carga, ya que es la responsable directa del movimiento de la pierna e interviene a la hora andar, correr o dar saltos. Por ello, es necesario mantener un buen tono muscular para que la rodilla resista la presión del ejercicio sin resentirse. Asimismo, es recomendable estar en forma, en su peso justo, ya que, cuanto más peses, más peso deberán soportar tus rodillas.

Fortaleciendo los músculos de las piernas, especialmente el cuádriceps, conseguiremos aportarle resistencia y solidez a las rodillas para que aguanten el impacto y nos permitan realizar cualquier actividad sin dolor. Por tanto, es preciso que le dediquemos un tiempo a las extremidades inferiores en la rutina de entrenamiento y ejercitemos las piernas de manera suave y progresiva, sin forzar.

El dolor de rodilla también puede guardar relación con la superficie en la que corremos o entrenamos. El movimiento repetitivo de trote sobre un terreno inadecuado va desgastando las articulaciones de la rodilla hasta causar dolor gradual y constante; mejor opta por una superficie plana y suave, y evita pendientes o cuestas. Igualmente importante es utilizar unas zapatillas adecuadas para correr (lo barato sale caro).

Si eres propenso a este tipo de dolor, te recomendamos emplear una rodillera para que estabilice la zona. Por último, no olvides realizar estiramientos antes y después de entrenar.

En Muy en forma | Condromalacia rotuliana

4 Comentarios
  1. Jordi
    Publicado el 27 octubre, 2014 a las 02:17 | Enlace

    A mi solo me duelen (que no es dolor si no molestias) a partir de los 10 Km. corriendo.
    Pero al cabo de unas horas, ya se me pasa.
    Asi que entiendo que es un dolor normal de estar haciendo ejercicio.
    En principio no me preocupa.

  2. Jorge
    Publicado el 16 febrero, 2015 a las 16:39 | Enlace

    Jordi a mi me paso lo mismo de después de un tiempo de estar corriendo 10 y 11 kilómetros pero no era dolor se sentía como frialdad en la rodilla y de ahí espere casi dos meses ahora solo corro 8 kilómetros para que no vuelva aparacer pero no lo sentía como dolor pero si como molestia no se los demás eso fue mi caso saludos

    • Teresa
      Publicado el 6 agosto, 2015 a las 23:19 | Enlace

      yo siento ese tipo de dolor frio y es demasiado incomodo, lamentablemente mi trabajo hace que pase mucho tiempo sentada y creo que es eso lo que mas me ha afectado cuando quiero correr a velocidad… no se si eso se pueda revertir o tratar porque amo correr y es desesperante tener que parar por eso

  3. Francesc
    Publicado el 19 junio, 2015 a las 14:08 | Enlace

    El articulo esta muy bien pero tambien hay que hablar de los protectores articulares para ayudar evitar la destruccion del cartilago que es la principal causa de dolor en las rodillas que si no nos protegemos las articulaciones ahora cuando el desgaste sea mayor costara mucho recuperarse o en casos muy extremos terminaremos con artrosis. Lo unico medicamente probado es la combinacion de los dos sulfatos (sulfato de condroitina y solfato de glucosamina) yo recomiendo Cartilavant porque aparte de tener esta combinacion aportan vitaminas B para una rapida recuperacion muscular, Silicio para que tu cuerpo cree colageno.aparte es muy comodo porque solo es un sobre diario. Al igual que cada dia salimos a entrenar tenemos que ser conscientes de que cada dia tambien sufrimos desgaste articular por lo que tenemos que protegernos tambien a diario.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.