Una dieta poco saludable es más perjudicial que el tabaco

  • ◙  Según la ONU, una mala alimentación es peor para la salud que el consumo de tabaco
  • ◙  Se hace necesario tomar medidas en la lucha contra la obesidad de la población mundial y fomentar hábitos alimenticios saludables
3 de junio de 2014
Etiquetas,  
dieta salud tabaco

La ‘comida basura’ es más nociva que el tabaco | Dinnercraft

¿Es peor fumar o tener malos hábitos alimenticios? En palabras de la ONU, una alimentación poco saludable representa una mayor amenaza para la salud global que el tabaco.

Ante el agravamiento de la epidemia de la obesidad y la escasa atención que presta la comunidad internacional a las dietas insanas o insalubres, parece existir un consenso en torno a la necesidad de establecer un marco regulador sobre la dieta. Del mismo modo que se acordaron medidas para reducir los riesgos que acarrea el consumo de tabaco, se requieren acciones inmediatas en materia de alimentación y nutrición. El porcentaje de población mundial que padece obesidad o sobrepeso es realmente preocupante, hasta al punto de que se encienda la luz de alarma en la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El aumento acelerado de la prevalencia de la obesidad, que va de la mano de enfermedades cardíacas, diabetes y otras patologías crónicas, hace ineludible la aprobación de un plan que proteja e impulse el modelo de alimentación saludable. Entre las recomendaciones y propuestas a las que se han hecho oído sordos hasta ahora figuran fijar impuestos especiales para productos no saludables, regular los alimentos con elevado contenido en grasas saturadas, sal y azúcar, limitar los anuncios de “comida basura” y mostrar apoyo a las producciones locales, de manera que el consumidor tenga acceso a alimentos mucho más frescos, sanos y nutritivos.

La iniciativa de promover una dieta sana solo tendrá éxito con la mejora de los sistemas alimentarios: más que poner el foco en el aumento de la cantidad de calorías, los gobiernos no deben pasar por alto el tipo de calorías que ofrecen, el precio, la accesibilidad y el modo en el que se comercializan.

Ignorando las advertencias de la OMS, avanzamos hacia una sociedad en la que se producen más muertes por comer en exceso que por falta de alimento. Paradójicamente, mientras los países del Tercer Mundo se esfuerzan por reducir el hambre, los desarrollados tratan de afrontar el problema opuesto: la obesidad.

Con datos en mano, el tabaquismo va descendiendo y las complicaciones asociadas a una mala alimentación se multiplican.

En Muy en forma | ¿El sedentarismo es tan perjudicial como fumar?

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.