Dieta cetogénica: qué es, ventajas e inconvenientes

La dieta cetogénica es un plan alimenticio que consiste en la restricción de carbohidratos con la finalidad de que el cuerpo entre en estado de cetosis. El objetivo de esta dieta es aumentar el consumo de alimentos ricos en proteínas y grasas y reducir notablemente la ingesta de hidratos de carbono
4 de mayo de 2015
dieta cetogénica

La dieta cetogénica siempre ha de estar regulada y supervisada por un especialista | Ernesto A.

En internet hay todo tipo de remedios, consejos y dietas para perder peso rápidamente y con el mínimo esfuerzo. ¿Cómo va a ser posible adelgazar casi de inmediato si no engordamos de un día para otro? Antes de proponerte bajar esos kilos de más con alguna dieta famosa de dudosa eficacia, debes conocer sus pros y sus contras.

Por ejemplo, ¿conoces a fondo la dieta cetogénica? Tras pasar algunas décadas fuera del foco, la dieta cetogénica vuelve a estar de moda como régimen para adelgazar en pocos días y programa alimenticio con beneficios terapéuticos. Y es que mucho se ha hablado de la dieta cetogénica como fórmula para tratar la epilepsia y ralentizar el crecimiento de tumores cancerígenos.

¿En qué consiste?

La principal característica de la dieta cetogénica es la notable reducción de la cantidad de hidratos de carbono a fin de conseguir que el organismo entre en estado de cetosis. Ante la falta de glucosa sanguínea, el cerebro utiliza los denominados cuerpos cetónicos para la obtención de energía y el cumplimiento de sus funciones vitales.

Dichas moléculas se forman a partir de la degradación de la grasa corporal, por lo que cuando se genera una situación de cetosis se consigue una rápida y pronunciada pérdida de peso. En resumen, la finalidad de la dieta cetogénica no es otra que fomentar la quema de grasas para generar después cuerpos cetónicos.

Bases de la dieta cetónica

En la dieta cetónica la proporción de hidratos es muy baja, bastante inferior al 50-60% de las calorías totales recomendado. Generalmente, los hidratos representan alrededor del 10% de la energía, es decir, permite como máximo unos 40 gramos de carbohidratos diarios. Por tanto, se basa en la restricción de los glúcidos y el aumento de la ingesta de alimentos ricos en proteínas y grasas, las cuales constituyen la principal fuente de energía de la dieta.

Existen dietas cetogénicas que permiten tomar frutas y verduras en cantidades muy limitadas, y otras que prohíben consumir cereales, harinas, pan, legumbres, frutas y vegetales, eliminando completamente cualquier fuente de hidratos.

A su vez, en una primera etapa de la dieta se puede restringir el consumo de carbohidratos de golpe para luego incorporarlos paulatinamente conforme avanza el programa.

¿Bajar de peso comiendo grasas? Aunque controlando las porciones, se recomienda la ingesta de alimentos grasos como el aceite, la mantequilla, las nueces o el aguacate. Asimismo, se deben consumir una gran cantidad de alimentos proteicos de origen animal: pollo, pavo, pescado, quesos, huevos, etc.

Ventajes e incovenientes de la dieta cetogénica

Varios estudios prueban la eficacia de la dieta cetogénica para adelgazar, comparando su efecto con dietas no cetogénicas con un aporte calórico similar.

Además de promover la pérdida de peso, se ha comprobado que las dietas bajas en hidratos reducen los niveles de triglicéridos y de colesterol total y aumentan levemente el colesterol bueno (HDL). Por otra parte, las dietas cetogénicas tienen mayor poder saciante por la importante presencia de proteínas y grasas, nutrientes más difíciles de digerir que los carbohidratos. En definitiva, con las dietas cetogénicas se consigue reducir notablemente la proporción de grasa del organismo y se puede perder más peso.

Las ventajas de la dieta cetogénica para adelgazar no son pocas, pero no por ello vamos a pasar por alto sus desventajas, entre las que se encuentran un escaso aporte de minerales, vitaminas y fibra por la restricción de la ingesta de frutas y vegetales que se lleva cabo para alcanzar el estado de cetosis.

En el período de adaptación se pueden presentar síntomas como cefalea, náuseas, cansancio, debilidad muscular o fatiga. Asimismo, durante el transcurso de la dieta es frecuente sufrir estreñimiento, dado el escaso consumo de fibra, así como mal aliento o halitosis.

Al excluir alimentos tan populares como arroz, pastas, pan o cereales, la dieta cetogénica puede resultar monótona y suponer un auténtico reto para muchas personas. Además, no todo el mundo puede someterse a este tipo de dieta. Especialmente, se desaconseja realizar la dieta cetógenica a enfermos renales, niños y adolescentes y personas con insuficiencia cardíaca o tensión baja.

Conclusiones

Vistos los pros y los contras de la dietas cetogénica, no parece la opción más aconsejable ni acertada a la hora de adelgazar. A largo plazo siempre será más eficaz una dieta mantenida en el tiempo y adecuada a cada persona que no genere deficiencias nutricionales. Recuerda que para evitar riesgos es imprescindible que la dieta cetogénica esté estructurada y guiada por un profesional de la salud.

En Muy en forma | ¿No cenar adelgaza?

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.