Dieta 'antiage'

El pilar básico de la dieta antiage es seguir una alimentación rica en vitaminas, minerales y polifenoles. Según médicos, científicos y profesionales de la salud, la clave para retrasar nuestro reloj biológico es comer las cantidades necesarias e incluir en la dieta alimentos ricos en antioxidantes
7 de abril de 2013
Etiquetas
dieta antiage

Los antioxidantes ayudan a prevenir la aparición de arrugas | Daniel R.

A partir de los 35 años empiezan a aparecer los primeros signos de envejecimiento: canas, pequeñas arrugas en la frente, manchas faciales, pérdida de la elasticidad de la piel, etc. No es posible detener el paso del tiempo, pero sí el efecto que causan los años en tu organismo. En la adopción de hábitos de vida saludables, incluyendo dieta, ejercicio físico y cuidados estéticos, se esconde el secreto de la eterna juventud.

La clave para retrasar el reloj biológico y empezar a rejuvenecer parece estar en que el tratamiento de belleza se aplique desde el interior del cuerpo. La alimentación saludable es el pilar básico sobre el que se asienta la dieta antiage, la cual le declara la guerra al envejecimiento con sustancias antioxidantes que combaten los radicales libres: vitaminas, minerales y polifenoles.

¿Qué pautas hay que seguir para lucir más joven?

Comer poco y bien es la base de la dieta antiage. Algo tan simple como convertir en hábito lo que, generalmente, solo se suele hacer durante la operación bikini, nos ayudará a mantenernos más sanos por dentro y jóvenes por fuera.

Las sustancias antioxidantes han demostrado ser una protección eficaz en la prevención del envejecimiento y las enfermedades degenerativas relacionadas con la edad, como el alzhéimer. Comiendo correctamente conseguiremos no solo cuidar nuestra apariencia y salud física, sino también la mental.

En lo que respecta a la distribución de las grasas, la dieta antiage aboga por menos triglicéridos y más colesterol bueno. 

¿Qué alimentos encontramos en la despensa antiage?

No deben faltar las frutas y verduras frescas para preparar zumos naturales, purés y ensaladas. Tampoco el pescado azul (boquerones, sardinas, caballas…) ni las legumbres, una fuente de fibra, proteínas de alta calidad y aminoácidos.

Los lácteos también son imprescindibles para obtener vitamina A, aunque se puede recurrir a las bebidas de soja enriquecidas. El aceite de oliva desempeña un papel importante en el plan antienvejecimiento debido a los ácidos grasos monoinsaturados y los polifenoles que contiene.

Tomar agua en abundancia para hidratar el cuerpo es vital para eliminar toxinas y residuos y lucir una piel más joven y luminosa.

Los programas antiage combinan la dieta con suplementos antioxidantes, previa consulta con un especialista, ejercicio físico prolongado a baja intensidad, consumo moderado de alcohol y abandono del hábito de fumar con el fin de no envejecer tan rápido.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.