Deporte en ayunas

No es recomendable practicar deporte en ayunas cuando vamos a realizar una actividad física intensa, ya que necesitamos grandes dosis de energía para no fatigarnos
14 de febrero de 2012
Etiquetas,  
deporte ayunas

Hacer deporte en ayunas, una práctica peligrosa para la salud | Carme J.

La pregunta que suelen hacerse las personas que entrenan a primera hora del día es si es adecuado para su organismo practicar deporte en ayunas, o si de lo contrario es importante desayunar antes de realizar cualquier ejercicio físico. Es un dilema al que nos enfrentamos desde hace tiempo.

Algunos afirman que entrenar con el estómago lleno influye directamente en el rendimiento, dado que el proceso digestivo ralentizaría la circulación sanguínea. Sin embargo, entrenar sin antes haber ingerido bocado alguno también puede tener serias consecuencias.

El principal sustento de nuestro organismo es la glucosa, que obtenemos a través de los alimentos. Cuando dormimos, nuestro cuerpo consume parte de las reservas de glucógeno que vamos almacenando durante el día. Aunque no realicemos actividad física alguna durante la noche, los órganos siguen consumiendo energía para llevar a cabo las distintas funciones. Por lo que a primera hora de la mañana nuestro cuerpo no tiene altos niveles de glucosa, y si no consumimos ningún alimento, nuestro cuerpo echará mano directamente de lo que se almacena.

La segunda fuente de energía del organismo son las reservas de grasa. Dicha energía se obtiene a partir de una sustancia que segrega el páncreas, el glucagón, que se encarga de convertir la grasa en combustible. Cuando las reservas de glucógeno se agotan, el organismo tiende a abastecerse de la grasa. Es un proceso mucho más largo y no produce una obtención instantánea de energía. Por tanto, el rendimiento sería inferior que si nos cargáramos las “pilas” a través de los alimentos.

Si vamos a realizar una actividad física intensa, no es nada recomendable entrenar en ayunas. Para hacer frente a tal esfuerzo, necesitaremos grandes dosis de energía. El glucógeno jugará un papel importante a la hora de mantener el ritmo y no desfallecer. En cambio, si practicamos una actividad leve o moderada, sí que podríamos llevarla a cabo en ayunas. En este caso la necesidad de glucógeno no sería la misma y, durante el tiempo que se prolongue el esfuerzo, el cuerpo obtendrá energía a través de las reservas de grasa.

Debemos tener en cuenta que la alimentación es fundamental para cualquier deportista y se considera uno de los pilares para obtener resultados óptimos. Habrá que evaluar los pros y los contras y saber cómo actuar en cada caso. Son muchas las personas que defienden a capa y espada la idea de que practicar deporte en ayunas es más efectivo. Otra alternativa es desayunar una hora antes de empezar a practicar ejercicio e incluir cereales integrales, ya que mantienen durante más tiempo las reservas de energía.

En Muy en forma | El desayuno perfecto

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.