¿Cuerpo de pera o cuerpo de manzana?

Según un estudio, tanto la grasa que se acumula en la zona abdominal como la que se concentra en los glúteos es perjudicial para la salud
21 de enero de 2013
Etiquetas
cuerpo pera cuerpo manzana

Tanto el cuerpo tipo ‘pera’ como el tipo ‘manzana’ son perjudiciales para la salud | West of Her

Al utilizar los calificativos pera y manzana nos referimos a las dos formas de acumulación de grasa corporal asociadas a la obesidad. La grasa puede concentrarse en una zona determinada o distribuirse de manera homogénea por la superficie del cuerpo. Cuando la grasa se acumula en los muslos, caderas y glúteos, se hace alusión al cuerpo con forma de pera. Por su parte, el cuerpo tipo manzana se caracteriza por la concentración de grasa en el tronco, la cintura y la zona abdominal, semejando la forma de una manzana.

Después de esta pequeña nota aclaratoria, pasamos a conocer los resultados que se desprenden de un estudio realizado por la Universidad de California, publicado en la revista Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, según el cual la figura de pera es tan perjudicial para la salud como el perfil de manzana. Hasta ahora se creía que la obesidad ginoide –o cuerpo con forma de pera– extrañaba menor riesgo a nivel metabólico y cardiovascular que la situación en la que el tejido adiposo se concentra alrededor del abdomen.

En base a esta nueva investigación, la grasa que se almacena en los glúteos segrega niveles anormales de una serie de proteínas (quemerina, resistina, visfatina y omentina-1) que causan inflamación en los diferentes tejidos y una condición que se conoce como resistencia a la insulina. Resumiendo, la grasa abdominal perjudica la salud, pero también la que se acumula en el trasero conduce a desarrollar el síndrome metabólico. En otras palabras, los supuestos beneficios de tener un cuerpo pera podrían ser más un mito que una realidad.

cuerpo manzana cuerpo pera

El síndrome metabólico hace referencia al conjunto de factores que multiplican el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y diabetes. Este hallazgo echa por la borda la creencia de que el tejido adiposo glúteo, o la grasa glútea, es “inocente” y menos nociva que la que tiende a acumularse en el perímetro abdominal.

No olvidemos que en nuestro país las cifras de obesidad empiezan a ser alarmantes, de ahí que nos sintamos en la obligación moral de combatirla. Los expertos recomiendan llevar una alimentación equilibrada y practicar algún deporte o actividad para quemar grasa y alcanzar así el peso adecuado.

En Muy en forma | Beber alcohol de manera reiterada provoca obesidad abdominal a largo plazo

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.