Crema de espinacas

La crema de espinacas es un plato sencillo, ligero y nutritivo que podemos servir en una cena improvisada o como entrante
30 de Enero de 2015
Etiquetas
crema de espinacas

Receta de crema de espinacas, un plato saludable, muy nutritivo y fácil de elaborar | Thomas S.

Las cremas de verduras son un plato muy socorrido para improvisar una cena ligera o evitar complicarse a la hora del almuerzo. Como resultan tan reconfortantes, nutritivas y gustosas, en muy pocos hogares faltan al menos una vez a la semana. Además de tener un precio bastante asequible, pueden adaptarse fácilmente a todos los paladares con una pizca de imaginación e ingenio.

¿Has probado la crema de espinacas? Cuando éramos pequeños las famosas espinacas de Popeye no eran santo de nuestra devoción: o bien las comíamos a regañadientes –por comprobar si hacían crecer los músculos–, o se quedaban en el plato. De mayores comprobamos que ni saben mal ni dan una fuerza sobrehumana.

Tenemos una fantástica propuesta para introducir las espinacas en la dieta. Si eres los que a menudo disfrazan las verduras o no las comes con frecuencia porque te resultan insípidas y poco atractivas, tienes que probar esta versión de crema de espinacas baja en calorías y deliciosa como ella sola. Es sana y original y tiene un color verde intenso que cautiva a primera vista.

Ingredientes (para 4 personas)

  • 500 gramos de espinacas frescas
  • 1 puerro
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 100 mililitros de leche de avena
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Agua
  • Sal y pimienta negra (al gusto)
  • Nuez moscada
  • Para la guarnición (opcional): picatostes de pan, brócoli hervido, un huevo poché, un puñadito de piñones…

Preparación

Hacer una crema de espinacas es algo muy sencillo hasta para cualquiera que sea inexperto en las artes culinarias o entre los fogones. En primer lugar, se pica y se sofríe la cebolla, el puerro y el ajo en una olla con un chorrito de aceite de oliva. Ten en cuenta que no hace falta esmerarse demasiado al trocear las verduras, puesto que luego las trituraremos.

Una vez rehogados estos tres ingredientes, agrega las espinacas y saltea un par de minutos. Sazona y cubre con agua. Deja cocinar las espinacas en el agua hirviendo. Si utilizas espinacas frescas, el tiempo de cocción es de aproximadamente 5 minutos, mientras que si son congeladas bastará con 8-10 minutos.

Retira parte del agua de la cocción e incorpora la leche de avena, una pizca de pimienta negra y un poco de nuez moscada. Tritura con la ayuda del batidor de brazo hasta obtener una crema homogénea. Para conseguir la densidad o la textura deseada, te aconsejamos ir incorporando poco a poco el agua de la cocción a medida que trituras la crema.

Finalmente, corrige de sal y decora al gusto: con picatostes de pan, brócoli hervido, frutos secos, semillas, queso rallado, un chorrito de aceite de oliva o una simple ramita de perejil.

Propiedades saludables

Sin duda, las espinacas constituyen un alimento muy saludable, pero no destacan precisamente por su contenido en hierro. Es solo uno de esos mitos nutricionales que se han ido extendiendo erróneamente y son aceptados como veraces. Eso sí, las espinacas pueden presumir de ser las reinas del betacaroteno, precursor de la vitamina A, un compuesto antioxidante que nos protege frente al cáncer.

Además de otros fitonutrientes, como la luteína y zeaxantina, contienen ácido fólico, por lo que el consumo de espinacas es muy recomendable para mujeres embarazadas y niños. Mayormente están compuestas por agua, y la cantidad de grasas e hidratos de carbono que aportan es ínfima, de modo que resultan adecuadas en dietas de adelgazamiento.

Las espinacas son ricas en fibra dietética y representan una fuente natural de minerales y vitaminas, entre las que se encuentran el calcio, el potasio, el fósforo, el magnesio, la vitamina A, la vitamina C y algunas vitaminas del complejo B.

Dada su riqueza en ácido oxálico, que al combinarse con minerales como el hierro y el potasio forma oxalatos, han de tener precaución a la hora de tomar espinacas las personas que padecen enfermedades reumáticas y renales, y también aquellas predispuestas a la acidez estomacal y las úlceras gástricas.

En Muy en forma | Crema de zanahoria

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.