Crema de calabaza

Elaboramos una rica y saludable crema de la calabaza, una receta muy baja en calorías y rica en antioxidantes, fibra y minerales
29 de Octubre de 2014
Etiquetas,  
crema de calabaza

Crema de calabaza, una receta saludable, nutritiva y sencilla de elaborar | Rafel M.

¡A mí, que me den calabazas! Una hortaliza tan sumamente saludable y sana no tiene desperdicio alguno, y si además es baja en calorías y adecuada para dietas de control de peso, ya tenemos un alimento diez.

Más allá de servir como elemento decorativo para la festividad de Halloween, la calabaza cuenta con interesantes propiedades nutricionales y aporta numerosos beneficios para la salud. La reina otoñal de las cucurbitáceas, familia a la que también pertenecen la sandía y el melón, nos ofrece un sinfín de posibilidades para crear platos únicos.

Dado que la cabalaza actúa como protagonistas en múltiples y variadas recetas, hemos seleccionado una infalible: la tan clásica, socorrida y fácil de reproducir crema de calabaza. Es un plato ligero apto para vegetarianos y veganos. Eso sí, le daremos nuestro propio toque personal con algún que otro ingrediente sorpresa que mejorará, si cabe, su riqueza vitamínica.

Ingredientes (para 4 personas)

  • 600 gramos de calabaza
  • 1 patata grande
  • 2 zanahorias
  • 1 puerro
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 o 2 mandarinas
  • Pimienta negra
  • Sal

Preparación

Elaborar una crema de calabaza es una de las cosas más sencillas del mundo. Basta con cortar la verdura en cubos y poner una cazuela a fuego medio con dos cucharadas de aceite de oliva. Lo primero que hay que añadir a la olla son los trozos de puerro –también valdría cebolla– para luego rehogar e incorporar las zanahorias, las patatas y la calabaza. Ahora es el turno de sazonar.

Después, deja que la verdura se dore ligeramente, removiendo de vez en cuando, cubre con agua o caldo y cuece durante unos 20 minutos. Cuando la verdura esté lista, incorpora los gajos de mandarina y una pizca de pimienta negra y tritura con la ayuda de una batidora eléctrica. Rectifica de sal si fuera necesario.

En el momento de servir, puedes usar la piel de la propia mandarina (bien lavada y cortada en juliana fina) para decorar. La crema de calabaza también quedará muy sabrosa coronándola con unos picatostes, copos de avena o semillas de sésamo.

Propiedades saludables

Nutricionalmente hablando, se trata de una receta muy saludable. Es destacable el elevado contenido en agua que presenta la calabaza, al igual que la abundante cantidad de fibra que proporciona para ayudarnos a eliminar toxinas del intestino y a prevenir el estreñimiento. Aunque es rica en hidratos de carbono, su riqueza en fibra favorece que los niveles de azúcar en sangre se mantengan estables, por lo que resulta adecuada para enfermos de diabetes. Entre otros antioxidantes, merece especial atención la presencia de carotenos con capacidad para inhibir el desarrollo de cáncer y prevenir enfermedades degenerativas.

Frente a la mayoría de alimentos, la calabaza tiene un aporte calórico muy reducido. Las variedades más energéticas aportan en torno a 40 calorías por cada 100 gramos, mientras que la calabaza común apenas posee unas 25 calorías. Pese a su bajo contenido calórico, la ingestión de cabalaza sacia al hambre y frena el impulso de comer alimentos menos deseables en un régimen de adelgazamiento.

En Muy en forma | Crema de espárragos y Crema de coliflor

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.