Correr descalzo por la arena

Correr descalzo tiene un sinfín de beneficios para el organismo. Podemos aprovechar las vacaciones para caminar o correr por la playa y mejorar la resistencia, quemando un mayor número de calorías
24 de junio de 2012
correr descalzo

Correr descalzo por la arena aporta muchos beneficios | Aarmono

Correr, como cualquier otra actividad física, implica compromiso y determinación, y es también sinónimo de trabajo duro. Ahora que el verano se asoma con descaro y el calor se agudiza, es cuando más nos cuesta ser constantes. Muchos aparcamos el ejercicio durante las vacaciones, aunque luego nos cueste el doble volver a retomarlo. También podemos aprovechar nuestro tiempo libre para correr de una manera diferente y desde el lugar más envidiable en época estival: la playa.

Asociamos el mar y el movimiento tenue de las olas al sosiego, a la más absoluta relajación, por lo que la playa puede ser el mejor escenario para practicar la carrera. Correr descalzo sobre la arena tiene infinidad de beneficios para nuestra salud, tal y como afirman diversos estudios. Te los contamos a continuación.

Beneficios

Al correr con zapatillas deportivas, la fuerza de rotación que se genera sobre las rodillas y las caderas es mayor que cuando corremos sin calzado o con calcetines. De por sí, la superficie es más inestable y el grado de dificultad aumenta, lo que conlleva mayor sobrecarga en las articulaciones. Por tanto, la mejor forma de correr sobre la arena es con los pies descalzos. Básicamente, conseguiremos activar la circulación sanguínea y ciertos puntos sensoriales de la planta del pie. 

Correr descalzado por la arena no es comparable a correr en pista. La arena hace que las piernas trabajen con mayor intensidad, mejorando la resistencia. La velocidad de ejecución también varía y, por consiguiente, el número de calorías que podemos quemar es superior.

Caminar o correr descalzo sobre la arena ayuda a mejorar la postura, a mantener el equilibrio y el torso erguido en todo momento. Así evitaremos sobrecargas lumbares y posibles lesiones propias de la carrera.

Hay que hacer especial hincapié en calentar bien las rodillas y los tobillos para que no se vean afectados, hidratarse correctamente e intentar concentrarse y relajar los músculos. Cuando se corre sobre un medio tan voluble se aconseja apoyar media planta y la punta para facilitar el despliegue del pie.

Aprovecha al máximo los kilómetros de arena que te ofrece la playa para mantenerte en forma, conocer tus limitaciones y tener la oportunidad de superarlas.

En Muy en forma | Ropa para correr y Correr: beneficio físico y estético

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.