¿Consumir mucho azúcar provoca diabetes?

La diabetes no se produce por un consumo excesivo de azúcar, sino que se debe a la falta de insulina, una hormona que regula la cantidad de azúcar en la sangre
27 de septiembre de 2011
Etiquetas,  
azucar provoca diabetes

Diabetes y azúcar, una relación no vinculante | Mykl R.

Hoy derribaremos uno de los mitos más populares que existen sobre la alimentación y el riesgo de padecer ciertas enfermedades crónicas. Aunque con frecuencia se asocian los términos azúcar y diabetes, muchas personas están plenamente convencidas de que consumir una elevada cantidad de azúcar origina esta enfermedad; pero caen en un error, ya que es totalmente falso. Comer mucho azúcar no causa diabetes.

La diabetes se produce por la falta de insulina en el organismo y no por un exceso de azúcar en la dieta, tal y como hemos comentado. La insulina es una hormona necesaria para regular los niveles de azúcar en sangre hasta una escala considerada “normal”, y su deficiencia puede tener un origen genético (diabetes tipo tipo 1) o adquirirse con el tiempo (diabetes tipo 2). Por lo tanto, volvemos a recalcalar sólo si al ingerir azúcar fallase esta hormona, estaríamos ante un caso de diabetes.

Es importante puntualizar que la diabetes de tipo 1 o insulinodependiente se caracteriza porque no se produce suficiente insulina, se desconocen las causas y no puede prevenirse, en cambio la diabetes de tipo 2 o no insulinodependiente se debe a una utilización ineficaz de la insulina por problemas de sobrepeso e inactividad física o sedentarismo. Como dato complementario, este último tipo suele representar el 90% de los casos mundiales de diabetes.

Quizás este mito lleva arraigado mucho tiempo en la sociedad porque relacionamos que los alimentos que tienen gran cantidad de glucosa suelen ser bastantes calóricos y, por tanto, un consumo excesivo conduciría a un aumento sustancial de peso que a largo plazo podría convertirse en obesidad, factores de riesgo para la diabetes de tipo 2.

Una vez que la enfermedad ha sido diagnosticada, es necesario tener mayor control sobre la cantidad y la frecuencia en que se incluyen carbohidratos en la alimentación, entre ellos el azúcar, aunque éste no sea el detonante de la misma. Debemos recordar que los hidratos son uno de los elementos irreemplazables junto a las grasas y las proteínas, y que tan sólo nuestro cerebro consume un 20% de la energía que ingerimos en forma de glucosa.

En Muy en forma | Azúcar: ¿dulce placer o dulce adicción?

Un comentario
  1. Rigoberto Molina
    Publicado el 26 noviembre, 2015 a las 03:25 | Enlace

    Sería perjudicial para una persona dejar de consumir azúcar refinada?

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.