Consejos para una cesta de la compra saludable y económica

Hacer la lista de la compra de forma premeditada, leer la etiqueta nutricional de los productos y evitar alimentos precocinados son medidas recomendadas a la hora de comprar
28 de agosto de 2012
cesta compra saludable economica

Planifica tu compra previamente para evitar tentaciones innecesarias y poco saludables | Polycart

Seguro que si te preguntáramos si quieres llevar una dieta más saludable, contestarías que sí. Existe la creencia generalizada de que llenar la nevera o la despensa con productos sanos y equilibrados supone un gran esfuerzo económico. ¿Es posible comer bien sin vaciar el bolsillo y desequilibrar nuestro presupuesto? La respuesta es afirmativa. Partimos de que la alimentación es nuestra fuente de salud y cuidarla es la premisa básica para prevenir enfermedades crónicas.

Para seguir una dieta saludable es fundamental prestar atención y dedicarle un tiempo prudencial a la cesta de la compra. Por inercia, comodidad o desconocimiento solemos introducir en ella productos desfavorables tanto para la economía familiar como para mantener la línea. ¿Qué alimentos debemos meter en el carrito y cuáles no? Aquí tienes algunas claves y consejos para organizarte y elaborar menús sanos y apetitosos durante toda la semana.

Cuando acudas al supermercado no hay que improvisar, es decir, es aconsejable hacer la lista de la compra previamente en casa para ceñirnos a una determinada cuantía y comprar lo estrictamente necesario. ¿En qué momento debemos hacer la compra? Evita realizar la compra cuanto tengas un hambre voraz; es mejor ir con el estómago lleno para no terminar abusando de la bollería industrial y las dulces tentaciones.

El consumidor debe observar la etiqueta de los productos fijándose tanto en las grasas que contiene como en el número de calorías que aporta. Entre los alimentos recomendados en una cesta saludable no pueden faltar los cereales, las legumbres, las frutas, las verduras y las hortalizas. Es preferible que la fruta y la verdura sean de temporada, ya que son muchísimo más sabrosas y tienen un precio bastante más razonable que las que no lo son. Se aconseja la compra de carnes bajas en grasa –y a su vez económicas– como el pollo, el pavo o el conejo. En el caso del pescado hay que darle prioridad a los blancos (dorada, merluza, lubina, etc.) frente a los azules, caracterizados por su alto contenido en grasa.

Las bebidas y refrescos han de estar libres de azúcares. Asimismo, trataremos de evitar los alimentos precocinados, dado que tienen un precio más alto y también son ricos en grasas, sal y azúcares. Por último, sobre los productos light, comentar que el que contengan menos calorías no implica que podamos consumirlos sin moderación.

Como has visto, comer sano no tiene por qué resultar caro. Basta con seguir unos consejos básicos de alimentación y adquirir hábitos saludables.

Un comentario
  1. Jose David Rivera
    Publicado el 23 septiembre, 2015 a las 11:37 | Enlace

    Pueden publicar algo acerca de los alimentos congelados, especialmente verduras, maiz, etc. Gracias.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.