Consejos para combatir la piel grasa

La alimentación y la higiene serán claves para que la piel luzca radiante y tersa, evitando el acné, así como rojeces, granos y espinillas
6 de marzo de 2012
Etiquetas,  ,  
consejos piel grasa

Las mascarillas pueden ayudarnos a combatir el exceso de grasa en la piel | Sunshinecity

Para muchos, la belleza y la naturalidad van de la mano. Aunque sabemos que cuidar la piel y acondicionarla va mucho más allá de mantener su apariencia tersa y suave, en ocasiones nuestro tipo de piel llega a coartarnos y a provocarnos auténticos quebraderos de cabeza. La piel grasa, además de resultar antiestética, favorece la aparición de acné y de sus manifestaciones principales: rojeces, granos y espinillas. Por este motivo, queremos ofreceros una serie de consejos para acabar con la piel grasa.

Mantener una piel sana, que luzca radiante en todo momento, es el propósito que nos marcamos día a día. Para ello debemos conocer en profundidad cuál es nuestro tipo de piel y qué características presenta. Solo así podremos tomar las medidas oportunas y evitar los problemas que nos puede generar a la larga.

Por lo general, la mayor concentración de grasa se presenta en la llamada “zona T del rostro“, o lo que es lo mismo: zonas tan visibles como la frente, la barbilla y la nariz. Cuando en la “zona T” aparece grasa y en el resto de la superficie no, estaríamos ante una piel mixta. En cambio, si los niveles de grasa son elevados en toda la superficie del rostro hablaríamos de una piel grasa, que también puede ir acompañada de dilatación y suciedad en los poros. Las pieles grasas se detectan al instante por su aspecto oleaginoso, por la presencia de poros dilatados en las zonas seborreicas, y por la tonalidad de la piel, que adquiere un color grisáceo pálido y una textura más gruesa de lo común.

Alimentación

Es importante tener en cuenta algunas recomendaciones que abarcan tanto la alimentación como los cuidados externos que le podemos proporcionar a nuestra piel. Una mala alimentación puede influir y ser uno de los desencadenantes de la piel grasa, por tanto, tenemos que procurar cuidarla. Evitaremos consumir carnes rojas, ya que contienen gran cantidad de grasa saturada, reemplazándolas por las carnes magras –con bajo porcentaje de grasa–. También podremos recurrir a otros alimentos con grasas saludables, como las nueces, las semillas y el aguacate.

Algo similar ocurre con los dulces. Por ejemplo, el chocolate agrava el aspecto de los cutis grasos y no contribuye a la desaparición del acné. Si queremos mantener una piel en perfectas condiciones, deberemos evitar consumir alcohol. En su lugar incluiremos en nuestra dieta frutas y verduras, que aportarán las vitaminas y la fibra necesaria para eliminar toxinas y las sustancias de deshecho de nuestro organismo.

Cuidados e higiene

En lo que respecta a los cuidados externos, el primer punto pasa por mantener una completa higiene en la zona facial, tanto por el día como por la noche. Para ello podemos utilizar un gel que limpie el exceso de grasa, y una crema que impida la segregación de la misma. Trataremos de no hacer uso de los cosméticos a base de aceites ni abusar de los jabones, ya que la piel se resecaría y conseguiríamos justo el efecto contrario.

Las mascarillas de arcilla pueden sernos útiles para equilibrar los niveles de grasa y controlar la segregación de sebo. Por último, y no por ello menos importante, es aconsejable descansar una media de siete horas.

En Muy en forma | Piel grasa: mascarilla casera de kiwi y yogur

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.