Congelar alimentos descongelados, una idea poco recomendable

Cuando descongelamos un alimento que ha sido previamente congelado nos arriesgamos a que las bacterias que se asentaron en él durante la primera descongelación se hayan reproducido, pudiendo ocasionarnos una indigestión e incluso una intoxicación por su consumo
17 de marzo de 2012
congelar alimentos descongelados

Una vez descongelados, no vuelvas a congelar esos alimentos | stevendepolo

Cuando congelamos un alimento, el agua que lo compone cambia de su estado líquido natural a sólido, creando macrocristales que modifican o rompen sus estructuras internas y cambian sus características físicas. Por este motivo, los productos congelados tienen menos tejido conjuntivo y ven reducida su capacidad de retener agua.

Todos hemos visto como al descongelar los alimentos (algo que conviene hacer lo más lentamente posible, preferiblemente de un día para otro), donde pasan de los -18 ºC a los 5 ºC e incluso 10 ºC, sueltan una gran cantidad de agua; agua que pierden y no recuperan. En esta agua retenida es donde los alimentos guardan la mayor parte de sus nutrientes y sabores. Por lo tanto, al descongelar un alimento, después de su consiguiente pérdida de agua, sabor y nutrientes, las bacterias tienen mayor facilidad para asentarse en él.

Cuando el nivel bacteriológico del alimento sobrepasa ciertos límites, la ingesta del producto puede causarnos malestar e incluso una intoxicación. Lo que quiero decir es que, al volver a congelar el alimento, muchas de esas bacterias mueren al llegar a ciertos grados negativos, pero existen otras, las psicrofilas, que son capaces de sobrevivir a esas temperaturas y multiplicarse dentro del alimento congelado.

De esta forma vemos que congelar alimentos descongelados es una idea poco recomendable, ya que aumentamos su nivel bacteriológico y hacemos que pierdan nutrientes y muchas de sus características físicas. Obtenemos un producto más seco que ha perdido calidad y que es bastante menos saludable desde el punto de vista higiénico.

Existen medidas para descongelar los alimentos de forma segura (siempre teniendo presente que no es nada recomendable congelarlos dos o más veces) como la cocción. Al sumergir los alimentos en temperaturas muy altas cambiamos su estructura física y química eliminando muchas de las bacterias. Por lo tanto, si volvemos a congelar un alimento cuya estructura hayamos cambiado mediante la cocina del mismo, el riesgo se reduce, aun así, es preferible evitarlo en la medida de lo posible.

En Muy en forma | Alimentos que no deberías guardar en tu nevera

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.