Cómo aprovechar el agua de cocción de las verduras

Al cocer las verduras se pierden micronutrientes que podemos aprovechar si utilizamos ese agua de cocción como base de otros platos
22 de Octubre de 2011
Etiquetas
aprovechar agua verduras

Utilizar el agua de cocción de las verduras es una estupenda forma de aprovechar sus vitaminas y minerales en otros platos | Josewolff

Cuando hervimos las verduras, se pierde una gran cantidad de micronutrientes hidrosolubles al entrar en contacto con el líquido de cocción expuesto a altas temperaturas. En este proceso se destruyen vitaminas, especialmente las del grupo B y C, y se disuelven en el agua minerales como el magnesio, el potasio y el sodio. Así que hoy, te recomendamos aprovechar el agua de cocción de las verduras, y para ello te daremos algunas pautas para que sepas en qué preparaciones añadirla.

Si utilizamos el agua en el que hemos hervido previamente hortalizas y verduras, podremos beneficiarnos de los minerales y vitaminas que han quedado diluidos en ella, aunque en este caso la vitamina C se oxidaría. No tendremos que desechar el agua de cocción porque nos aprovecharemos del resto de nutrientes enriqueciendo así nuestros platos.

Algunas ideas para utilizar el agua de cocción de los vegetales son las siguientes:

Preparar sopas, caldos o guisos

Añadiendo pasta, legumbres y otro tipo de verduras al agua que hemos reservado con anterioridad, obtendremos un plato completo y equilibrado, rico en sales minerales.

Elaborar un plato de arroz, paella o risotto

El agua nos puede servir para hidratar el arroz u otros cereales que empleemos en la receta.

Platos de pasta

En lugar de utilizar agua filtrada, herviremos el agua de cocción y añadiremos la sémola, que se encargará de absorber los nutrientes.

Para ligar salsas y cremas

El caldo de las verduras sirve para preparar un puré con fécula de maíz, patata o mandioca y puede usarse como base de una bechamel ligera a base de caldo, conocida como velouté, que es característica de la alta cocina francesa.

No cabe duda de que, en la medida de lo posible, la mejor opción es consumir los vegetales en crudo, aunque también podemos optar por cocerlos al vapor logrando una menor pérdida de nutrientes. Otra alternativa es darles un hervor, teniendo en cuenta una serie de consideraciones, como utilizar la menor cantidad de agua posible, dejar las verduras al dente (poco cocinadas), añadirlas justo en el momento en el que el agua rompe a hervir y, por último, retirar las verduras al instante y no mantenerlas en el líquido, evitando así que las sales minerales continúen disolviéndose.

En Muy en forma | Tu piel es el reflejo de lo que comes

Un comentario
  1. Nancy
    Publicado el 12 Agosto, 2014 a las 00:08 | Enlace

    Yo se la añado a la comida de mi perrito.
    Ella esta más nutrida que yo … ?

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.