Comer rápido puede pasarnos factura

La Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la alimentación nos recuerda que debemos tomarnos un tiempo para comer y no dejar pasar mucho tiempo entre comida y comida
9 de noviembre de 2012

comer rapido

Además de prestar atención a los alimentos que forman parte de nuestra dieta, llevar un modelo de alimentación saludable, evitar la ingesta de grasas trans y consumir diariamente frutas y verduras, debemos tener en cuenta cómo comemos. ¿Cuánto tiempo dedicas a comer? En el frenético mundo actual cada segundo vale oro. El estrés y la ansiedad convierten el placer de alimentarnos en un esprín masivo, y evitan que nos sentemos a la mesa con calma y tranquilidad para disfrutar de cada bocado.

Esta situación propicia que optemos por picotear algún snack entre horas, tiremos del táper o echemos mano del bocata mientras vamos en el metro o regresamos del trabajo andando. La Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación nos recuerda que comer rápido puede pasarnos factura, ya que el proceso de ingestión, digestión y absorción lleva su tiempo. Hay que masticar bien el alimento para que llegue triturado al estómago y no se produzcan molestias gástricas.

Comer despacio, en lugar de “a toda pastilla”, ayuda a digerir mejor los alimentos y a evitar el malestar abdominal. También favorece la pérdida de peso, ya que nos sentimos más saciados con menor cantidad de comida. Además, empezaremos a apreciar los distintos sabores y aromas del plato y a disfrutar de ellos solos o en compañía. Al poco tiempo, comer se convertirá en un acto relajante y apacible que nos permite desconectar de las preocupaciones y estrechar vínculos afectivos con los que compartimos mesa.

A lo ya expuesto podríamos sumar otro mal hábito en el que solemos incurrir con frecuencia, dejar pasar mucho tiempo entre comida y comida. Cuando esto ocurre, los niveles glucémicos bajan y el hambre crece desmedidamente. Al no ser capaces de controlar ese apetito voraz, corremos el riesgo de convertirnos en el monstruo de las galletas y comernos todo lo que se ponga a tiro.

Aminora la velocidad y mastica pausadamente para controlar lo que comes, no vaya a ser que cuando te subas a la báscula ésta exclame: “De uno en uno, por favor”.

Más información | Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación
Fofografía | Alison Faith
En Muy en forma | Desayuna fuerte y cena más ligero para conseguir adelgazar

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.