» » » » Combinar rutinas de fuerza y ejercicios aeróbicos, una buena opción de entrenamiento

Combinar rutinas de fuerza y ejercicios aeróbicos, una buena opción de entrenamiento

Cierto entrenamiento físico implica combinar ejercicios aeróbicos y rutinas de fuerza. Se deben usar diversos pesos para aumentar la fuerza y resistencia corporal

27 de septiembre de 2011
Rutinas de fuerza y ejercicios aeróbicos

Alternar correr con levantar pesas, por ejemplo, es un entrenamiento adecuado y completo para deportistas | Jontunn

Quienes disfrutan de la práctica del fitness, probablemente no tengan un método de trabajo más redituable a su alcance que el combinar ejercicios aeróbicos con rutinas de fuerza.

Muchos especialistas en el tema están de acuerdo en que la práctica de ejercicios de intensidad utilizando resistencias –tal es el caso de ligas, poleas o mancuernas– combinados con ejercicios aeróbicos deriva en beneficios físicos como una mayor destreza para desarrollar diferentes actividades, disminución de la probabilidad de sufrir lesiones, optimización del sistema motor corporal, e incremento del metabolismo. Sin embargo, dichos beneficios no son los únicos:

Más beneficios

Otros aspectos positivos de la combinación de rutinas de fuerza y ejercicios aeróbicos incluyen el fomento de hipertrofia muscular, fenómeno que aparece tras un periodo cercano al haber emprendido esta estrategia de acondicionamiento físico.

La hipertrofia muscular se presenta derivada de un aumento considerable de la densidad capilar, las miofibrillas y el tejido conectivo. De tal modo que, los deportistas que deseen incrementar su fuerza, al desarrollar sus rutinas diarias de fitness, deben usar pesos adecuados para llevar a cabo de 2 a 6 repeticiones. En cambio, si lo que se busca es mejorar nuestra resistencia y/o evitar lesiones y sobreesfuerzos, hay que utilizar pesos moderados que nos permitan hacer más de 12 repeticiones.

Recomendaciones

Pero para poder abocarse a los ejercicios anteriormente mencionados, hay que tomar en cuenta algunas recomendaciones.

Para comenzar, someterse a un examen médico para determinar si se cuentan con las condiciones físicas requeridas para efectuar combinaciones de actividades aeróbicas y de fuerza es la mejor opción posible de cara a llevar un ritmo de vida saludable que propicie el fomento del deporte y nos asegure que nos encontramos en óptimas condiciones para su práctica.

Segundo, y no por ello menos importante, es indispensable hidratarse antes, durante y después de una sesión de trabajo físico. No hay que esperar a tener sed, pues tener sed es señal de deshidratación.

Como tercer punto a considerar, disponer de un buen calzado y ropa acondicionada para el deporte deben ser premisa suficiente para el deportista. En este caso, se deben escoger prendas que fomenten una buena transpiración.

Finalmente, en lo que se refiere a pautas de musculación, es positivo iniciar rutinas de musculación partiendo de conjuntos mayores, es decir, grupos como cuádriceps y pectorales, para, posteriormente, trabajar grupos menores como bíceps y tríceps. De esta forma se logrará mantener un balance muscular beneficioso, al tiempo que se reduce al mínimo el peligro de sufrir lesiones.

No hay que olvidar que cualquier exceso se paga. Descansar y optar por una alimentación saludable deben ser dos pilares básicos de nuestra vida deportiva. Respétalos.

En Muy en forma | Recuperación activa

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UN COMENTARIO
*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.