Colesterol 'bueno' y colesterol 'malo'

El colesterol "malo" se acumula en las paredes arteriales, dificultando el flujo de sangre que llega al corazón. El "bueno" se encarga de eliminarlo y reducir así el nivel de colesterol
18 de diciembre de 2012
Etiquetas
colesterol bueno malo

El colesterol, en altas concentraciones, puede resultar perjudicial para la salud | Jlastras

El colesterol es una sustancia esencial para el organismo, ya que forma parte de las membranas celulares e interviene en la síntesis de ciertas hormonas. Al contrario de lo que se suele pensar, el colesterol en sí mismo no es dañino. Sin embargo, en altas concentraciones resulta perjudicial para la salud. Dicho con otras palabras, los niveles elevados de colesterol en sangre se asocian con mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares.

El colesterol está presente en todos los alimentos de origen animal, no así en los vegetales. También es producido por el organismo en el hígado, siendo transportado hasta las células a través de la sangre.

Diferencias y funciones

Hacerse una analítica de sangre de manera periódica permite conocer el nivel de colesterol y mantenerlo a raya. Como siempre, más vale prevenir que curar. En los resultados figuran tanto las lipoproteínas de densidad alta (HDL, el vulgarmente denominado colesterol “bueno”) como las de baja densidad (LDL, el “malo”).

El colesterol “malo” se acumula en las paredes de las arterias, formando una placa que dificulta la circulación de la sangre. Al colesterol “bueno” se le define así porque se encarga de retirar el colesterol LDL de las paredes arteriales y de evitar, por tanto, que se acumule.

Niveles recomendados

Para mantener el corazón sano es importante que exista un equilibrio entre ambos. Lo ideal es que el nivel de colesterol HDL (“bueno”) sea superior a 60 mg/dL y que el LDL (“malo”) esté por debajo de los 100 mg/dL. Cuando el colesterol “malo” supera los 160 mg/dL se considera excesivo, por lo que es probable que el médico recomiende moderar el consumo de huevos, carnes rojas, leche entera y derivados lácteos. El nivel de colesterol “malo” aumenta a medida que ingerimos en exceso embutidos, quesos y grasas de origen animal.

¿Cómo elevar el colesterol “bueno”?

No hay secretos, la fórmula es la siguiente: dieta baja en grasas saturadas y rica en fibra combinada con ejercicio físico regular.

Mantener durante un largo período de tiempo bajos niveles de colesterol es tan perjudicial como que los valores se disparen, dado que seríamos más propensos a sufrir hemorragias.

En Muy en forma | ¿Cuántos huevos puedo comer a la semana?

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.