Codo de tenista: qué es, síntomas y tratamientos

El codo de tenista es una dolencia localizada en el antebrazo y el codo. El dolor se manifiesta cuando se sujeta un objeto y/o se gira la muñeca. Como tratamiento más común se recomienda el reposo absoluto de la parte afectada
8 de agosto de 2012
Etiquetas
Codo de tenista

El codo de tenista, una de |as dolencias más comunes en el mundo del deporte | Mirasha

La epicondilitis, conocida popularmente como “codo de tenista”, es una dolencia localizada, principalmente, en el antebrazo y el codo, que se debe, en la mayoría de los casos, a una sobrecarga muscular originada por la repetición de movimientos del codo, del brazo y de la mano. Se trata de una de las lesiones más frecuentes y conocidas en el mundo del deporte, que atañe, además de a los propios tenistas, a golfistas, nadadores, beisbolistas y demás deportistas que ejercen un esfuerzo desmedido y movimientos reiterados durante su actividad física.

Sin embargo, el codo del tenista puede afectar incluso a personas alejadas del mundo del deporte, que someten sus antebrazos a movimientos, resistencias, posturas y esfuerzos repetitivos y prologandos en acciones cotidianas de su día a día. Es el caso de amas de casa, mecánicos, jardineros o carniceros, entre otros.

Síntomas del codo de tenista

El dolor, originado por una distensión muscular en los músculos y tendones del brazo, del codo y de la mano, se manifiesta a lo largo del antebrazo cuando se sujeta cualquier objeto y/o se gira la muñeca, causando, a su vez, debilidad y pérdida de fuerza en la extremidad, e incluso la pérdida de movilidad en el codo. Como es lógico, dicho dolor se intensifica con el paso del tiempo si se continúa realizando la actividad desencadenante.

Tratamientos

El paso por el quirófando suele ser la última alternativa del afectado. Por esta razón, la primera recomendación para mitigar el dolor es la reducción de la carga de trabajo o el reposo absoluto de la zona afectada.

La fisioterapia juega un papel crucial a la hora de la recuperación, pues, según un estudio llevado a cabo por la Universidad de Leeds y publicado en la revista British Medical Journal, ayuda a reforzar y fortalecer los músculos del codo para que logren mayor capacidad de recuperación y asimilación del esfuerzo al que se someten durante la actividad física.

Otras técnicas recomendadas para tratar el codo de tenista, siempre a juicio del médico o especialista, se basan en la termoterapia, un tratamiento terapeútico mediante calor, o la artroscopia, consistente en la intervención quirúrgica por medio de pequeñas incisiones que permiten, mediante un sistema óptico, visualizar el interior de la articulación dañada. Asimismo, es destacable que otras técnicas como las inyecciones de corticoides o el uso de hielo para reducir la inflamación han quedado rechazadas por diversos estudios publicados, respectivamente, en las revistas British Medical Journal y British Journal of Sports Medicine.

Prevención

Pese a no haber un tratamiento único para esta lesión, lo más recomendado, como siempre, es prevenir; realizar a menudo estiramientos es beneficioso para evitar la sobrecarga de los tendones y músculos del codo, así como someterse a masajes que incidan en las partes implicadas, ya que ayudan a aliviar y a relajar la zona y contribuyen, a largo plazo, a la recuperación.

Los más sedentarios tampoco se libran de síndromes similares al codo de tenista, puesto que las nuevas tecnologías han originado la aparición de diversas dolencias relacionadas con el uso del teléfono móvil, el teclado o el ratón.

Un comentario
  1. MoM
    Publicado el 2 septiembre, 2014 a las 16:24 | Enlace

    Duele mucho, me ha pasado dos veces. Conseguí recuperarme, pero estuve mas de un año con cada uno porque no quise infiltraciones…. Se va solo pero con paciencia y cuidando el brazo. La segunda vez, curiosamente, ya no podia mas y dije que me hicieran lo que quisieran.Me quede embarazada y fin. Hasta hoy

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.