Cocinar al vapor: más sano y menos calorías

La cocción al vapor es un método sano y bajo en calorías que puede ayudarte a perder peso o a mantener la línea. Para cocinar al vapor no necesitas tener una vaporera moderna y sofisticada, basta con fabricar una casera usando una olla y un colador. Verduras, arroz, pollo, filetes de pescado o mejillones son algunos de los muchos alimentos que podrás preparar al vapor
4 de Noviembre de 2015
cocinar al vapor

Cocinar al vapor, una saludable opción para mantener tu línea y los nutrientes de los alimentos | Alex S. (CC by 2.0, Flickr)

Cocinar: ¿pasión o pesadilla? Existe también un término medio. Es evidente que para comer rico y sano hay que aprender a desenvolverse delante de los fogones. Vale que haya días que no sea posible hacer algo un poco más elaborado que unos huevos cocidos o la típica tortilla francesa, pero la falta de tiempo no puede ni debe ser una excusa para no entrar en la cocina.

Hemos ido perdiendo las buenas costumbres culinarias y llenando nuestros platos de precocinados, congelados y comida rápida en lugar de organizarnos un poco y planificar un menú semanal. Una alimentación inadecuada te pasará factura tarde o temprano, por lo que tu prioridad debería ser cuidar lo que comes. Puestos a adoptar hábitos más saludables, comienza por dejar a un lado los fritos y cocinar al vapor.

Los beneficios de cocinar al vapor

Años atrás la cocción al vapor se reservaba casi exclusivamente a personas con trastornos digestivos u otros problemas de salud, pero poco a poco esta técnica culinaria ha ido escalando peldaños en su camino a la aceptación masiva. En la gastronomía occidental empieza a usarse tanto en vegetales (espárragos, brócoli, coliflor, alcachofas, espinacas…) como en moluscos (almejas, berberechos, mejillones…) y carnes (pollo, pavo, conejo…).

¿Cuáles son las ventajas de cocinar al vapor? La principal y más importante es que los alimentos conservan todas sus propiedades nutricionales. Al hervirlos o cocinarlos de otras maneras pierden más nutrientes que si los hacemos al vapor. También mantienen su aroma, sabor natural y consistencia.

Aparte de no alterar los minerales y vitaminas de los alimentos, permite prescindir de grasas o aceites, por lo que no agregamos calorías de más a nuestras elaboraciones culinarias. Y en lugar de seca, poco hecha o demasiado blanda, la comida queda jugosa, justo en su punto. No es necesario ir dar la vuelta a los alimentos para que se cocinen de manera homogénea.

cocinar al vapor vaporera

Con la vaporera podemos cocinar al vapor todo tipo de alimentos (verduras, pescado, arroz…) | Fiona B. (CC by 2.0, Flickr)

La cocción al vapor constituye un método culinario sencillo, rápido y económico. Y lo mejor es que mientras cocinas al vapor puedes ir hacer otras tareas sin preocuparte de que los alimentos no se peguen o se quemen: poner una lavadora, fregar el suelo o barrer la terraza. No tienes que ensuciar media cocina ni quedarte mirando fijamente lo que está al fuego.

Los citados beneficios hacen de la cocción al vapor una de las mejores opciones para comer sano y bajo en calorías. Si quieres adelgazar o mantener tu peso actual sin renunciar a platos apetitosos, pon en práctica esta forma natural y no invasiva de cocinar los alimentos.

Cómo cocinar al vapor

En el mercado encontrarás un sinfín de modelos de vaporeras eléctricas, prácticas y sofisticadas con las que cocinar varias comidas simultáneamente. Cuentan con distintas celdas o recipientes en los que los alimentos se van cocinando a la vez durante el tiempo que indique el usuario. Si dispones de una de estas vaporeras, lo tienes todo resuelto, pero si no, tampoco pasa nada. Puedes hacerte con un cestillo de bambú o con una canastilla de acero inoxidable, alternativas mucho más baratas a la anterior.

Hay una manera algo rudimentaria, todo sea dicho, de cocinar al vapor sin gastar ni un solo euro. Y es que para fabricar tu propia vaporera solo necesitas una olla con tapa de cristal y un colador. Has de poner agua a hervir en una olla, colocar encima el colador y el alimento elegido dentro del mismo. Tapa la olla y espera a que se cueza con el vapor de agua. Así de simple.

Verduras, pescado, arroz…

No solo de lechuga vive quien se cuida y lleva una alimentación saludable. Además de ir alternando hortalizas y verduras, puedes combinarlas con carne o pescado cocinados también al vapor. Este método de cocción sirve para preparar platos completos, y no solo guarniciones.

Puedes sazonar unas pechugas de pollo, rellenarlas, envolverlas en papel film e introducirlas en la vaporera. ¿Te apetece más comer pescado? Pues cuece al vapor unas rodajas de merluza o de salmón marinado. Cocinar arroz en la vaporera no te llevará más de 20-25 minutos.

cocinar al vapor microondas

En el microondas también podemos cocinar al vapor | Lekueusa.com

Cocinar al vapor sin vaporera: hola, microondas

¿Te da pereza encender el fuego? Entonces, usa un estuche de silicona o un recipiente para cocinar al vapor en microondas. Te lo vamos a poner todavía más fácil: un plato o un cuenco de vidrio bastará para hacer al vapor unas patatas, un filete de pescado, un par de huevos o unas alitas de pollo.

Los pasos a seguir son solo tres: colocar el alimento dentro del recipiente o sobre el plato, añadir unas gotitas de aceite y cubrir con un trozo de film plástico perforado con unos agujeritos para que salga el vapor. El tiempo de cocción puede variar, por lo que conviene vigilarlo. Por ejemplo, un filete de lenguado estará listo en unos 4 minutos a máxima potencia.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.