Chocolate y acné

El chocolate no es el culpable directo de que aparezcan granos o se agrave el acné. El problema está en abusar de él y combinarlo con bollería, lácteos y alimentos ricos en azúcar
28 de Noviembre de 2014
Etiquetas,  
chocolate acné

El chocolate y el acné no guardan relación | Muyenforma.com

Cuando después de saborear unos exquisitos bombones o unas onzas de chocolate nos salen granos, la culpa siempre recae sobre la más dulce tentación. La creencia popular asegura que comer chocolate produce acné y piel grasa, pero ¿se trata de una verdad absoluta o de un mito transmitido de boca en boca que anida en nuestro pensamiento?

Es falso que consumir chocolate produzca acné o favorezca la aparición de granos. De hecho, es posible que este placer divino incluso tenga efectos benéficos y protectores para la piel. No existe evidencia científica que determine que el chocolate provoca acné, una afección inflamatoria cutánea que afecta a las glándulas sebáceas y se caracteriza por la formación de granos, espinillas o barros. Aunque el acné es común durante la pubertad o la adolescencia, también podría presentarse en bebés, niños y adultos. No supone una amenaza grave para la salud, pero puede dejar secuelas en forma de cicatrices. No obstante, en la actualidad se dispone de terapias con láser y luz dirigidas al tratamiento de estas marcas.

La alimentación, culpable del acné

Debido a la mala fama que pesa sobre este delicioso alimento, a menudo nos sobrevuela la incrédula pregunta de si existe interacción entre el chocolate y los granos en la piel. En la práctica clínica los especialistas en dermatología no ven alteraciones o lesiones cutáneas ante la ingesta de chocolate. Es más, diversos estudios ponen en relieve que no hay alimentos concretos que causen acné. En cuanto a la alimentación en términos generales, sí se asocia el agravamiento o empeoramiento del acné con una dieta muy rica en azúcar, grasas, bollería y productos lácteos.

A fecha de hoy sigue sin demostrarse que el chocolate resulte perjudicial para el acné. Per se, el chocolate no es dañino para la piel, lo cual es una extraordinaria noticia para los amantes del cacao. El problema está en abusar del chocolate y combinarlo con bollería industrial, lácteos y alimentos ricos en azúcar y grasas cuando se tiene tendencia acneica, dado que en este caso la piel sí podría salir perjudicada. Más que de prohibiciones alimentarias, se trata de usar el sentido común.

Hay personas que presentan más granos cuando toman comidas picantes, copiosas o con alto índice glucémico, pero no por ello se debe restringir la ingesta de ningún tipo de alimento con el fin de tratar el acné, ni siquiera el chocolate. La relación entre la alimentación y el acné viene de mucho tiempo atrás; actualmente no se le da tanto valor a la dieta en el tratamiento de esta afección.

A falta de estudios exhaustivos y concluyentes, hemos pasado de las restricciones alimentarias a herramientas más novedosas para tratar y mejorar el estado del acné. No olvidemos que el acné es un problema multifactorial en el que pueden influir múltiples elementos (hormonales, emocionales…) y que requiere una atención individualizada para cada paciente. En el tratamiento actual del acné se emplean cremas y geles con ácido retinoico, peróxido de benzoilo, antibióticos tópicos y orales y medicamentos hormonales antiandrogénicos.

En Muy en forma | ¿El ejercicio físico agrava el acné?

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.