¿Las cerezas engordan?

Las cerezas no engordan, ya que contienen alrededor de 50 calorías por cada 100 gramos. Además, poseen fibra, son aptas para personas diabéticas y ayudan a conciliar el sueño y a prevenir enfermedades como el cáncer
10 de junio de 2015
Etiquetas,  
las cerezas engordan

Muchas personas creen que las cerezas engordan, pero están equivocadas | Muyenforma.com

En cuanto asoma el verano los expositores de fruterías y supermercados se llenan de un auténtico manjar de aspecto globoso, pulpa jugosa y color rojo intenso. Las cerezas cargan con una injusta mala fama dentro de las dietas de pérdida de peso por ser un must en el mundo de la repostería, pero es completamente falso que engordan y constituyen un alimento saludable y muy nutritivo. De hecho, 100 gramos de cerezas aportan alrededor de 50 calorías.

Aunque parezcan muy dulces, su contenido en azúcares no supera al de frutas como la manzana, la pera o la mandarina. Como con cualquier otro alimento, la clave está en controlar la cantidad y no comerse un kilo de golpe.

Propiedades de las cerezas

Existen múltiples razones para degustar esta deliciosa fruta durante su temporada natural. Y es que las cerezas contienen una importante cantidad de nutrientes y antioxidantes con valiosas propiedades salutíferas. Poseen una gran riqueza de fibra, que mejora el tránsito intestinal y sacia el apetito.

Aportan vitamina C y E, ácido fólico, potasio y pequeñas dosis de fósforo, magnesio y hierro. Pero si por algo sobresalen las cerezas es por su alta concentración de flavonoides, pigmentos con marcado poder antioxidante que mantienen la piel nutrida y cuidada y contribuyen a prevenir enfermedades como el cáncer.

Los antioxidantes presentes en las cerezas ayudan a combatir las infecciones y a reducir el riesgo cardiovascular, además de acelerar la recuperación muscular de los deportistas después de un entrenamiento de alta intensidad. Pero esto no es todo, ya que las cerezas podrían mejorar los ciclos de sueño y vigilia por su contenido en melatonina, tal y como apuntan las diversas investigaciones.

Los tallos de esta deliciosa y saludable fruta, ya sea en infusión o en polvo, se consideran un diurético natural, de modo que las cerezas también resultan idóneas para evitar la retención de líquidos. Y aún ofrecen más beneficios para la salud en general, puesto que son una de las mejores aliadas contra la hipertensión.

Hemos desmontado el mito de que las cerezas engordan porque son muy calóricas, lo que priva de estos bocados rojos a quienes intentan perder peso. Pero ¿pueden comer cerezas los diabéticos? A pesar de ser muy dulces, las cerezas poseen un índice glucémico de 22 y tienen cabida en la dieta de las personas con diabetes.

Pon un puñado de cerezas en tu menú

Aunque las cualidades nutricionales descritas inviten a incluirlas en nuestra alimentación, su apetitoso sabor parece motivo más que suficiente para disfrutar de las fugaces cerezas las pocas semanas al año que están disponibles.

Un puñado de cerezas, unas 10-15 unidades, conforma un perfecto postre o una merienda saludable, que reemplaza a bollos, magdalenas, galletas u otros productos azucarados, y un aperitivo sano para matar el gusanillo del hambre. Asimismo, por su buena aceptación, son una manera de incentivar el consumo de fruta entre los niños o incorporarla en el desayuno de los mayores.

La mejor forma de comer cerezas es frescas, en su estado natural. No obstante, también pueden convertirse en un ingrediente más de batidos, granizados, ensaladas, zumos, etc. Y, por qué no, incluso sirven para elaborar una empanada dulce o un original gazpacho de cerezas. Como relleno de tartas y bombones y en forma de salsa proporcionan excelentes resultados.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.