Todo sobre el catabolismo muscular

El catabolismo muscular es un proceso que se desencadena a raíz de la falta de nutrientes en el cuerpo tras someterlo a un duro programa de entrenamiento
5 de Agosto de 2014
catabolismo muscular

Evitar el catabolismo muscular es la clave para mantener la musculatura | Lin M.

Podría decirse que en el mundo del fitness, el culturismo y la musculación es clave evitar lo que se conoce como catabolismo muscular.

¿Qué es el catabolismo?

Por definición, a grosso modo, el término catabolismo hace referencia a la pérdida de tono y fuerza muscular. Se trata de un proceso de destrucción muscular que se produce cuando el organismo termina nutriéndose de sus propios tejidos –consumiendo el músculo y acabando con la masa muscular– como consecuencia de someter al cuerpo a entrenamientos muy exigentes sin proporcionarle una alimentación correcta.

En contraposición, el anabolismo sería todo lo contrario: crear tejidos musculares a partir de los distintos nutrientes que componen los alimentos e ingerimos para suministrar energía a nuestro cuerpo.

¿Por qué se produce?

La pérdida muscular o el nefasto catabolismo se ocasiona por la falta de nutrientes. De modo que la vía rápida para entrar en este proceso sería no ingerir ningún tipo de alimento durante un tiempo prolongado al concluir el entrenamiento.

¿Cómo evitar la pérdida de músculo?

Las dietas para adelgazar o de control de peso suponen una reducción del consumo calórico total y, en ocasiones, no están bien planificadas ni aportan las proteínas que el cuerpo demanda para el aumento de la masa muscular. Al iniciar este tipo de dietas es frecuente comer poco y mal, con lo que solo se consigue acabar con los tejidos musculares y obtener una imagen corporal que se aleja de lo saludable.

Además de dotar al organismo de las proteínas (alrededor de 2 gramos de proteínas por cada kilogramo de peso corporal, tal y como reflejan algunos estudios) que sirven de sustento a los músculos, presentes en carnes magras, pescado como el atún o el salmón, huevos, leche, legumbres y numerosos cereales y verduras, hay que tener en cuenta que un plan de entrenamiento mal estructurado también conducirá a la pérdida de músculo. No hay que caer en el error del sobreentrenamiento, ya que es probable que te estanques o veas reducida tu masa muscular.

Respetando los tiempos de descanso el organismo será capaz de reponer nutrientes y reparar los tejidos musculares. Alcanzar el ansiado objetivo de crecimiento muscular e impedir el catabolismo pasa, irremediablemente, por suministrarle al cuerpo el descanso que necesita y requiere para su óptima recuperación. 

A modo de síntesis final, recuerda atender a los siguientes factores para no caer en el temido catabolismo muscular: alimentación (comer suficiente para tener energía), sueño (dormir unas 7-8 horas diarias) e intensidad del entrenamiento.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.