Cardamomo: propiedades medicinales

El cardamomo es una semilla con numerosas propiedades culinarias y medicinales. Tradicionalmente se emplea para combatir el dolor de estómago y tratar la flatulencia, así como para aliviar las molestias que causan las hemorroides. Además de evitar la halitosis, podría prevenir el cáncer de colon
20 de Mayo de 2015
Etiquetas
cardamomo propiedades

El cardamomo, una especia con muchas propiedades saludables para el organismo | Susana F.

El cardamomo, fruto de la planta con el mismo nombre, pertenece a la familia del jengibre y la cúrcuma, y se usa, gracias a sus propiedades saludables, desde tiempos remotos con fines culinarios y curativos o terapéuticos.

Se trata de una especie aromática muy apreciada en la India y en las regiones del sureste asiático, de donde es originaria. Por sus variadas aplicaciones en cocina y medicina natural, el cardamomo se considera una de las especies de mayor valor en todo el mundo. Esta pequeña semilla de color verde, conocida también como “grano del paraíso”, posee numerosas propiedades benéficas para nuestra salud.

Digestivo, antiexpectorante y antioxidante

El cardamomo es rico en vitamina B2, vitamina B3 y vitamina C, todas beneficiosas para el organismo. Entre sus nutrientes hallamos minerales como el potasio, el calcio, el hierro, el fósforo y el magnesio, esenciales para gozar de una buena salud en huesos y tejidos musculares. Su aporte en fibra alimentaria es también destacable.

Tabla nutricional (por cada 100 gramos de cardamomo): 
Calorías311
Hidratos de carbono (g)68,5
Fibra alimentaria (g)28
Potasio (mg)1120
Magnesio (mg)230
Calcio (mg)383
Hierro (mg)14
Fósforo (mg)178
Vitamina B2 (mg)0,18
Vitamina B3 (mg)1100
Vitamina C (mg)21
(g = gramos, mg = miligramos, mcg = microgramos).

Al igual que su sabor e intenso aroma, las propiedades digestivas del cardamomo no pasan desapercibidas. Favorece la digestión de los alimentos, contrarresta los cólicos intestinales y combate los gases o flatulencias. Tomado en infusiones o tisanas, el cardamomo constituye un remedio natural para el dolor de estómago y la gastritis.

No solo es destacable su acción carminativa y antiespasmódica, puesto que el cardamomo también puede evitar la halitosis eliminando las bacterias causantes del mal aliento. De hecho, en los países árabes es costumbre incorporar semillas de cardamomo a los postres y el café, o masticarlas después de comer, para digerir mejor los alimentos y mantener una buena higiene bucal.

Dado su efecto antiexpectorante, el cardamomo puede convertirse en un buen aliado en caso de bronquitis, faringitis, asma o tos. Añadir semillas de cardamomo en una infusión resulta útil contra los problemas respiratorios, y aplicado de forma tópica es efectivo para aliviar los dolores musculares y el malestar que producen las hemorroides.

Por si fuera poco, posee capacidad estimulante y se le atribuyen propiedades afrodisíacas. Asimismo, por su poder antioxidante, se está estudiando el papel del cardamomo en la prevención del cáncer de colon.

Cómo se utiliza el cardamomo

Todas estas virtudes hacen del cardamomo una valiosa semilla que vale la pena tener en nuestro botiquín de medicina natural.

En oriente, las semillas de cardamomo se emplean para perfumar arroces, salsas, sopas, bebidas, aderezos y licores. Resalta los sabores especiados y picantes y le aporta un toque especial a postres y preparaciones dulces.

Una manera de consumir el cardamomo es en forma de té o infusión, hirviendo una taza de agua e incorporando las semillas machacadas. También podemos masticar las semillas directamente e incorporarlas a bebidas vegetales o leche. Para aplicarlo de manera externa hay que hacer uso de su aceite esencial.

Contraindicaciones

El cardamomo no está exento de efectos adversos, de modo que siempre es conveniente consultar cada caso con un profesional de la salud antes de tomar cualquier planta o complemento por muy natural e inocuo que parezca.

En líneas generales, se debería evitar el cardamomo cuando existen úlceras digestivas, diverticulitis y enfermedades intestinales. Tampoco se recomienda tomar cardamomo a personas con cálculos biliares y endometriosis.

Por su posible efecto emenagogo, no se aconseja la ingesta de cardamomo a las mujeres embarazadas.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.