Carbohidratos simples y complejos

Los carbohidratos simples son aquellos que se digieren con mayor facilidad y se absorben al instante, mientras que en los complejos el proceso de elevación del azúcar en sangre es más lento y moderado
22 de julio de 2013
carbohidratos simples complejos

Los carbohidratos simples se absorben rápidamente en la sangre, mientras que los complejos proporcionan energía al organismo de forma paulatina | Cookbookman17

La función principal de los carbohidratos es suministrar energía al cuerpo para poder realizar cualquiera actividad física. Representan el combustible necesario para que el cerebro y los músculos rindan a lo largo del día. Pero no todos los carbohidratos son iguales, se clasifican en dos grupos de acuerdo a la estructura química del alimento y la rapidez con la que se absorbe el azúcar: simples y complejos.

Carbohidratos simples

Los carbohidratos simples se digieren rápidamente y pasan al torrente sanguíneo en pocos minutos, produciendo una condición de hiperglucemia por la elevada concentración de azúcar en sangre. El organismo segrega la hormona insulina para contrarrestar la hiperglucemia, pero una vez que los requerimientos están cubiertos, el “superávit” de hidratos se convierte en grasa.

Como ejemplos de carbohidratos simples podemos citar el azúcar de mesa, la bollería industrial, los dulces, los pasteles, las harinas refinadas, los refrescos y, en general, gran parte de la comida procesada. También lo son los azúcares naturalmente presentes en frutas, miel, melazas y jarabes de cereales. Sin embargo, en comparación con los productos refinados, estos alimentos aportan más beneficios al contener vitaminas, minerales y fibra.

Carbohidratos complejos

Por el contrario, los carbohidratos complejos tardan más en absorberse, de modo que la elevación de la glucosa en sangre es más lenta y progresiva. Dicho con otras palabras, permiten controlar los niveles de azúcar, triglicéridos y colesterol en sangre. Además, ponen a disposición del organismo un combustible de larga duración, incrementando la sensación de saciedad.

La mayoría de fuentes alimenticias con carbohidratos complejos poseen, además, proteínas, minerales, fibra y vitaminas: legumbres, cereales integrales y verduras como el brócoli, la coliflor o las espinacas. También formarían parte de este grupo algunas frutas (manzanas, pomelos y albaricoques, entre otras) y lácteos (como el yogur sin azúcar).

2 Comentarios
  1. Andrés
    Publicado el 13 abril, 2015 a las 21:28 | Enlace

    Muy buen artículo, gracias por la info. Tengo una rutina diaria bastante activa a nivel físico y practico natación desde hace casi dos años, pero no consigo incrementar mi masa muscular ni coger tanto peso como quisiera. Estoy unos 9 kilos por debajo de mi peso ideal y recientemente estoy incrementando la ingesta de alimentos ricos en hidratos de carbono, pero no consigo el resultado que necesito. ¿Debería centrarme en los carbohidratos simples o en los carbohidratos complejos?

  2. José Luis
    Publicado el 6 septiembre, 2015 a las 20:11 | Enlace

    Donde englobamos las pastas y el arroz?

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.