Caminar o correr: ¿qué es mejor?

Depende de qué aspecto de la salud se quiera cuidar, de la edad, del estado físico y de las preferencias de cada persona, aunque ambas opciones son saludables
20 de julio de 2013
Etiquetas
caminar correr

Ya sea caminando o corriendo, quemaremos calorías y reduciremos el riesgo de padecer hipertensión, colesterol y diabetes, entre otras patologías | Elvert B.

He aquí el eterno dilema de los deportistas que comienzan su andadura en el trabajo cardiovascular: ¿qué me convendría más, caminar o correr? ¿Con qué actividad se queman más calorías? ¿Cuál es más saludable?

Si un caminante y un corredor se cruzaran en el camino, ambos defenderían a capa y espada que la suya es la decisión correcta. ¿Quién tiene razón? ¿Cuál de los dos se equivoca? ¿Es mejor caminar o correr? Pues siempre dependerá de la condición física, de la edad y de las preferencias de cada individuo. Lo mejor para una persona físicamente activa no será lo más adecuado para otra que lleva una vida sedentaria y tiene exceso de peso.

Según los pocos estudios que han analizado esta cuestión y la opinión de los expertos, los dos tipos de ejercicios son beneficiosos en lo que respecta al cuidado de la salud cardiovascular. Para más señas, los beneficios de correr y caminar serían semejantes, siempre y cuando se recorra la misma distancia.

Los corredores tienen más riesgo de sufrir problemas en las articulaciones y artrosis

Sin embargo, corriendo, como es lógico, al ir más rápido, antes se obtienen resultados, es decir, se quema mayor número de calorías. Pero marchar a un ritmo más lento y constante nos lleva al mismo punto. Ambos ejercicios, uno moderado y otro más vigoroso, reducirían el riesgo de desarrollar hipertensión, colesterol, diabetes y enfermedades coronarias. Se demuestra así que no hay que ir “a toda pastilla” para disminuir el riesgo cardiovascular.

Como corriendo se consume aproximadamente el doble energía que cuando se camina, habría que pasar el doble de tiempo caminando para conseguir los mismos efectos. Lo recomendable es que las personas que no estén acostumbradas a practicar ejercicio físico empiecen por caminar, para luego iniciar un trote suave e ir incrementando el ritmo de forma progresiva.

Atendiendo a cómo afectan a las articulaciones, no hay duda de que caminar es mejor que correr. Los corredores tienen más riesgo de sufrir dolor de rodilla y, en casos más graves, artrosis al cabo de los años que las personas que caminan. En cambio, a nivel anímico, correr parece más efectivo y gratificante que caminar.

Aunque los dos ejercicios favorezcan el rendimiento intelectual y mejoren el riego sanguíneo del cerebro, las actividades intensas y sostenidas –como correr– desatan nuestra euforia y nos proporcionan mayor bienestar psicológico.

¿Cuál dirías ahora que es la mejor opción? El que prefiera caminar que camine, y el que elija correr que corra. Cualquiera de estas alternativas será mejor que quedarse de brazos cruzados o tumbado en el sofá. ¿Tú con cuál te quedas?

En Muy en forma | Errores frecuentes que podemos cometer al caminar

2 Comentarios
  1. noah roman
    Publicado el 2 julio, 2014 a las 01:09 | Enlace

    Caminar parece ser mejor.

  2. franco
    Publicado el 9 octubre, 2014 a las 17:46 | Enlace

    Es dependiendo de la condición física de cada uno y los gustos. Cuando corres y t duele la rodilla es porque algo anda mal, ya sea por la falta de fortalecimiento de los musculos involucrados en la art o simplemente el calzado y la superficie en donde corras…

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.