Cambiar el nombre a las verduras para fomentar su consumo entre los niños

En base a un estudio, cambiar el nombre a las verduras es una medida eficaz para conseguir que a los peques les resulten más apetecibles y las coman sin protestar
4 de octubre de 2012
Etiquetas,  
verduras niños

Cambia el nombre a las verduras para fomentar su consumo entre los niños | USDAgov

Los adultos solemos recurrir a todos los trucos habidos y por haber para que los niños se coman la verdura y éstas no queden, día tras día, en el plato. Sabemos que los vegetales son muy sanos, que son ricos en fibra y micronutrientes y que además tienen un bajo valor calórico. Pero esto no quita que muchos tengamos problemas para comerlas y acabemos repitiendo por activa y por pasiva que no nos gustan las verduras ni a la plancha, ni al vapor ni empleando cualquier otro método de cocción.

Salvo honrosas excepciones, a los peques les resulta aún más complicado llevar una dieta sana, porque rechazan sistemáticamente alimentos como las frutas y verduras. Como para todo, hay consejos que nos pueden ayudar a convertir un plato de verduras en un bocado más apetecible. Me refiero a trucos que con los niños casi siempre funcionan, como camuflar las verduras o presentarlas de manera atractiva a la vista para que no den tanta guerra.

Ahora se abren nuevas posibilidades gracias a un estudio de los investigadores de la Universidad de Cornell (EEUU), el cual analiza la efectividad de nuestras estrategias para conseguir que las verduras sean recibidas con entusiasmo por los pequeños. Una medida efectiva para fomentar su consumo entre los peques consiste en cambiarles el nombre por uno que haga volar su imaginación. Algo así como un seudónimo de fantasía que les estimule y les haga reaccionar de manera positiva frente a los vegetales.

Es la conclusión a la que han llegado los expertos tras realizar un proyecto de investigación en las cafeterías de dos centros educativos, como parte de un plan de marketing y publicidad para que el producto sea más atractivo al consumidor. Tras cambiar durante determinados días el nombre común zanahorias por “zanahorias de visión de rayos X”, o brócoli por el apelativo “brócoli puñetazo poderoso”, observaron que el consumo había incrementado en un 66% más frente a los días que las verduras mantenían el nombre original.

Se emplearon otros alías como “judías verdes locas” para designar a las judías verdes. Primero se estudió el patrón de comportamiento habitual en las dos escuelas y se introdujeron cambios, los nombres ficticios, en sólo una de ellas. Pasado un tiempo, el consumo de verduras rebautizadas aumentó hasta en un 99% respecto al colegio que mantuvo los nombres de siempre.

¿Qué conclusiones extraemos del estudio? Los niños reaccionan de manera favorable y se sienten atraídos por la idea de comer alimentos con cualidades especiales y nombres divertidos. Con lo cual podemos concluir que las estrategias de marketing también pueden aplicarse en los centros educativos o en los propios hogares para promover el consumo de verduras entre los niños y fomentar así una dieta saludable.

En Muy en forma | Etiquetar la fruta con personajes de dibujos podría impulsar su consumo entre la población infantil

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.