Calorías de la pera

La pera es una fruta con un bajo contenido calórico, ya que aporta aproximadamente 60 calorías por cada 100 gramos
8 de abril de 2015
Etiquetas,  ,  
calorías de la pera

La pera, baja en calorías y muy saludable | Free photos

Aparte de tener grandes cualidades gustativas y ser una fuente natural de fotoquímicos que podrían ejercer efectos beneficiosos para nuestra salud, la pera es una fruta poco energética. El agua es el componente mayoritario de la pera, lo que la convierte en un alimento con bajo contenido calórico: 100 gramos de pera proporcionan alrededor de 60 calorías. Por consiguiente, una pera de tamaño medio, de unos 150 gramos, aporta aproximadamente 90 calorías.

La pera resulta útil en dietas de pérdida de peso porque es una de las frutas que menos calorías aporta. No contiene una cantidad elevada de hidratos de carbono y es rica en fibra, por lo que ayuda a mantener una sensación de saciedad prolongada y a depurar el organismo.

Destacable es también la presencia de potasio, entre otros minerales, micronutriente que le otorga un suave efecto diurético y que hace que sea adecuada para combatir la retención de líquidos.

¿Sabías que la pera…?

Tenemos la inmensa suerte de poder consumir pera en todas las estaciones del año, ya que existen multitud de variedades. Una de las grandes ventajas de esta sabrosa y refrescante fruta es que es de las mejores toleradas por el organismo y rara vez produce reacciones alérgicas. Además, la pera es especialmente recomendable para las personas que sufren diabetes, afecciones cardiovasculares e hipertensión.

Por su extraordinaria capacidad antioxidante, la pera resulta de especial interés para un amplio abanico de dolencias. No solo ayuda a mantener la línea, sino que además estimula el intestino y resulta eficaz en caso de diarreas, gastroenteritis, úlcera o digestiones pesadas, entre otras alteraciones digestivas.

Trucos para sacarle partido a la pera

Comer crudas las frutas es sinónimo de aprovechar sus nutrientes al máximo y, en lo que a lo que respecta a las peras, más aún si se comen sin pelar. Si el objetivo es evitar la monotonía a la hora de consumir esta y otras frutas, podemos prepararlas de distintas maneras. No obstante, hay que tener en cuenta que el valor nutritivo de las mismas mermará con la cocción.

Frescas, en su estado natural, las peras suelen incluirse en postres y ensaladas con hojas verdes, arroz y frutas. A menudo se toman asadas para aliviar las dolencias estomacales, de modo que resultan tanto más dulces y apetitosas como digestivas y suaves. También es frecuente preparar compotas de pera o de pera combinada con manzana.

Otra receta un tanto golosa podría ser la mermelada  de pera, aunque no sería un sustituto de la fruta fresca por mucho que conserve la fibra de la pulpa y algunos minerales. Las natillas o el flan de pera se podrían contemplar como postres ocasionales.

Además, las peras constituyen una excelente guarnición para los platos de carne, a los que proporciona un punto dulce que no desentona ni defrauda al paladar.

En Muy en forma | Propiedades de la pera

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.