Calorías de las patatas fritas

Las patatas fritas presentan un alto contenido de grasas saturadas, sodio y azúcares, y aumentan el riesgo de padecer sobrepeso u obesidad. Una ración de 100 gramos contiene más de 300 calorías, frente a las 70 calorías que aporta la misma cantidad de patata cocida
28 de Abril de 2015
calorías de las patatas fritas

Patatas fritas, una bomba de calorías para tu cuerpo | Dorabase

Por mucho que lo parezca, las patatas fritas no tienen nada de inocentes. Sorprende la diferencia calórica que existe entre la misma cantidad de patatas crudas o cocidas y de patatas fritas, ya sean las típicas de los fast food o las de bolsa. Y es que las patatas fritas aportan alrededor de 300 calorías por cada ración de 100 gramos, mientras que las patatas chips proporcionan más de 500 calorías.

Lo que quizá no quieras saber es que las patatas fritas son una auténtica bomba calórica y uno de los grandes enemigos del peso ideal. Paradójicamente, por temor a engordar, evitamos comer patatas en un guiso o con las verduras y no prescindimos de las patatas chips como aperitivo aunque resulten hasta siete veces más energéticas que las cocidas.

Verdades y mentiras sobre las patatas fritas

Hay muchas suposiciones, mitos y conceptos erróneos en torno al valor nutricional y el efecto sobre la salud del consumo de patatas. Ni las patatas cocidas engordan, ni es mejor opción dejar que queden bien tostadas al freírlas. Cien gramos de patatas hervidas, asadas o al vapor apenas suponen unas 70 calorías por cada 100 gramos, bastante menos que la cucharada de mayonesa o de salsa rosa que suele acompañar a las clásicas patatas fritas.

¿Por qué engordan tanto las patatas fritas? Por su riqueza en almidón, la patata tiende a absorber líquidos como si de una esponja se tratara. Teniendo en cuenta que el agua es acalórica y que el aceite tiene 9 calorías por gramo, ya sabemos por qué conviene moderar la ingesta de patatas fritas. Además, el aceite se somete a altas temperaturas a la hora de freír y convierte sus grasas insaturadas en saturadas, resultando, por tanto, más perjudicial para la salud.

Las patatas fritas no alimentan

Las entrañables y adictivas bolsas de patatas fritas que nos producen tanta satisfacción como sentimiento de culpa son poco recomendables desde el punto de vista nutricional. Se deberían consumir ocasionalmente y tratarse como un alimento con elevado contenido en ácidos grasos saturados, azúcares y sal, además de todo tipo de conservantes y otras sustancias de bajo atractivo nutritivo.

La ingesta frecuente o asidua de patatas fritas favorece la aparición de sobrepeso y obesidad, entre otras enfermedades. En caso de recurrir a las patatas chips de vez en cuando, recuerda leer atentamente la información nutricional que figura al dorso del paquete para conocer su composición y valor energético real y elegir así las patatas más apropiadas o menos perjudiciales.

Cómo hacer patatas fritas saludables y bajas en calorías

Una de las alternativas a las bolsas de chips es hacer patatas fritas en casa. Aplicar algunos trucos culinarios, como usar papel absorbente para retirar el exceso de grasa, puede reducir la absorción de aceite al freír las patatas fritas. Sin embargo, la aportación energética seguirá siendo muy alta.

Si tu objetivo es tener un mayor control calórico de la dieta y preparar patatas saludables, puedes hacerlas en el horno. Otra opción para reducir el número de calorías es saltear las patatas ya cocidas con un poco de aceite, de manera que tome un ligero color dorado y una textura crujiente similar a la de las patatas fritas.

No es necesario añadir sal; puedes aderezar tus patatas crujientes con hierbas aromáticas y aliño de yogur u otra salsa casera a elección.

En Muy en forma | ¿Por qué no podemos comer solo una patata frita?

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.