Calorías negativas

La teoría de las calorías negativas se basa en que si las calorías que ingerimos son superiores a las que gastamos, inevitablemente se acumularán en nuestro organismo
29 de febrero de 2012
Etiquetas
calorias negativas

Naranjas y manzanas, dos alimentos con calorías negativas | Carlos O.

Seguir los fundamentos de la teoría de las calorías negativas es la forma ideal de adelgazar comiendo, una práctica reciente, asequible y viable, una de las dietas más innovadoras y atractivas actualmente.

La teoría de la negative calorie food (comida de calorías negativas) o fat burning food (alimentos quemagrasas) es fruto de un libro de los años noventa escrito por Neal D. Barnard, cuyo título es Foods that Cause You Loose Weight, the Negative Calorie Effect (comidas que hacen que pierdas peso, el efecto de las calorías negativas, en español).

Esta teoría se ajusta a una realidad que no pasa desapercibida: si las calorías que ingerimos son superiores a las que gastamos, inevitablemente se acumularán en nuestro organismo. En caso de que las calorías ingeridas fueran inferiores a las consumidas por el organismo, quemaríamos grasa y reduciríamos peso. Esto sigue una sencilla y certera regla: “lo que comemos” – “lo que consumimos” = “peso ganado/perdido”.

Existen múltiples alimentos que, por su bajo contenido en materia calórica, son llamados “alimentos con efecto calórico negativo”. Esto quiere decir que nuestro organismo consume más calorías al digerir los alimentos que las que los propios alimentos nos aportan.

Estos alimentos “milagrosos” son principalmente frutas y vegetales. Entre los vegetales destacan los espárragos, el brócoli, las endivias, la cebolla, la lechuga, las espinacas, el calabacín, las zanahorias… Como podemos ver, de aquí pueden sacarse múltiples combinaciones, ensaladas consistentes, y purés completos y variados. Por otra parte, entre las frutas, cabe mencionar principalmente las manzanas, las fresas, las mandarinas, los limones, las naranjas, la piña, las frambuesas, los arándanos, el pomelo, la papaya y los mangos. Queda comprobado que las frutas veraniegas son las que más se ajustan al patrón de fruta calórica negativa, sin duda, de las más sabrosas.

Para salir de la monotonía de los vegetales y las frutas, hay unos pocos alimentos más que entran en esta categoría, entre ellos el pavo, la carne magra de pollo, el atún, el salmón y las sardinas. En lo que se refiere a bebidas, las más diuréticas y menos calóricas son el té y el café.

Es la solución al insaciable apetito entre horas, basta con acostumbrar al cuerpo a prescindir de los habituales tentempiés y sustituirlos por algunos de los alimentos arriba mencionados, una tarea que innegablemente precisa fuerza de voluntad y dedicación.

En Muy en forma | ¿Qué son las calorías vacías?

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.