Calorías del arroz

El arroz blando tiene alrededor de 360 calorías, mientras que el integral aporta aproximadamente 357 calorías. Aunque ambos proporcionen una energía similar, el integral contiene hasta nueve veces más de fibra que el blanco
2 de agosto de 2013
Etiquetas,  
arroz calorias

El arroz blanco no tiene muchas más calorías que el integral | TheCookMan

Al pensar en un contundente plato de arroz, no tardamos en hacer un rápido cálculo mental para determinar si nos estamos o no excediendo con las calorías. A la hora de perder peso o cuidar al máximo la línea miramos con lupa los alimentos que conforman nuestro menú diario, restringiendo aquellos con un elevado valor calórico. El arroz no suele estar presente en los regímenes de adelgazamiento, quizás por pertenecer a ese grupo alimenticio que tan mala fama tiene: los hidratos de carbono.

¿Cuántas calorías tiene el arroz? El arroz blanco aporta aproximadamente 360 calorías por cada 100 gramos, mientras que el integral posee alrededor de 357 calorías. El aporte calórico de ambos tipos de arroz es bastante similar, pero analizando más a fondo sus valores nutricionales descubrimos algunas diferencias. El grano integral tiene casi nueve veces más de fibra dietética que el blanco, por lo que favorece el tránsito intestinal y constituye una fuente de energía de liberación lenta.

El arroz integral aporta más vitaminas y minerales que el arroz blanco

Además, el arroz integral produce mayor saciedad, nos ayuda a sentirnos llenos aun consumiendo porciones más pequeñas. Los dos tipos de arroz concentran minerales, entre los que destacan el potasio, el fósforo, el hierro, el magnesio, el calcio y el zinc, y vitaminas del complejo B, pero estos micronutrientes se encuentran en mayores proporciones en la variedad integral. Para obtener el arroz blanco hay que retirar el germen y la cáscara interior, lo que conlleva una amplia y sustancial pérdida de nutrientes.

Como el arroz integral tarda algo más en cocerse que el blanco, recomiendo ponerlo en remojo durante varias horas a fin de reducir en gran medida el tiempo de cocción. Si te has acostumbrados al arroz clásico, es posible que el cambio a la versión integral propicie una rebelión del paladar. Tiene un sabor más pronunciado, pero una vez que adquieres el gusto por el arroz integral no te planteas volver al que se ha sometido a un proceso de refinado y pulido.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.