Calorías de la cerveza

Una cerveza de 200 mililitros posee alrededor de 90 calorías, mientras que la misma cantidad de cerveza sin alcohol aporta unas 34 calorías
16 de septiembre de 2013
Etiquetas,  
cerveza calorias

Tres cervezas equivaldrían, aproximadamente, a unas 300 calorías | Adam B.

Diversos estudios experimentales revelan que el consumo ligero o moderado de cerveza, tanto con alcohol como sin, favorece la función cardiovascular tras sufrir un infarto. Antes, la ingesta de cerveza tradicional y sin alcohol se había asociado a un menor riesgo de infarto de miocardio, a la prevención de enfermedades óseas y neurodegenerativas, la mejora de los síntomas de la menopausia y la reducción de los fenómenos oxidativos responsables del envejecimiento.

La evidencia científica pone de manifiesto que beber cerveza posee ventajas para la salud más allá de calmar la sed. No obstante, hoy nos centraremos en su impacto sobre la figura y la apariencia física, dado que muchos adultos desconocen las calorías que ingieren al tomar esta nutritiva bebida elaborada con ingredientes naturales. Responsabilizamos a la cerveza de la tan poco deseada “curva de la felicidad”, pero ¿es cierto que la cerveza engorda? ¿La barriga cervecera es un mito?

Lógicamente, a mayor graduación alcohólica, el valor calórico de la cerveza aumenta. De media, una cerveza de 200 mililitros supone alrededor de 90 calorías, mientras que el consumo de una cerveza sin alcohol conlleva unas 34 calorías. Tres cañas de cerveza rubia equivalen, aproximadamente, a unas 300 calorías, las mismas que aportan tres yogures. La cerveza negra, por su parte, suele tener un mayor número de calorías que la rubia y, por supuesto, que la 0,0% o “sin”, pero a nivel nutricional contiene más minerales y vitaminas.

¿La cerveza engorda?

Hay que desmitificar que por tomar cerveza aumenten los michelines, puesto que no existe un fundamento sólido de que las bebidas fermentadas engorden por su aporte calórico. Las personas que siguen dietas de adelgazamiento pueden consumir cerveza sin comprometer su tratamiento dietético. Matizar que siempre se habla de tomar cerveza de forma moderada y equilibrada, una o dos cañas para las mujeres y dos o tres para los hombres.

La gran ventaja del líquido dorado “sin” es que conserva el sabor de la cerveza tradicional pero posee menos del 1% de alcohol. El problema no es tomar unas cañas de vez en cuando, sino que estas casi siempre se acompañan de tapas hipercalóricas y no de ejercicio físico regular.

La estrategia para perder peso es no prohibir nada en absoluto, ir cambiando de hábitos de vida y establecer metas realistas y asumibles. En este sentido, primero hay que apagar la sed con agua y ya luego disfrutar tranquilamente de una cerveza. Además, se deberían reemplazar aquellas tapas con alimentos grasos e importante densidad calórica por aperitivos más beneficiosos para la salud con bastantes menos calorías: pepinillos, gazpacho, vinagretas, etc.

En Muy en forma | Beneficios de la cerveza

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.