Calorías del caqui

El caqui es una fruta originaria de China que destaca por su agradable y sutil sabor y sus propiedades antioxidantes. Aporta alrededor de 70 calorías por cada 100 gramos, es rico en beta-carotenos, vitamina C y potasio y contiene un tipo de fibra soluble que actúa positivamente tanto en caso de estreñimiento como de diarrea
31 de Agosto de 2015
Etiquetas,  ,  
calorías del caqui

El caqui, una fruta moderada en calorías | Jasonsewall (CC by 2.0, Flickr)

Cada otoño el árbol de caqui (Diospyros kaki), también conocido como palosanto o palo santo, nos regala un sabroso y sutil fruto que resulta especialmente atractivo por su textura y color entre amarillo-anaranjado y rojizo. Es originario de China, pero en la actualidad se cultiva en otros muchos países de clima cálido. En España, uno de los principales productores de caquis, su cultivo se centra en Valencia, Castellón y Andalucía.

Las variedades de caqui se diferencian en su tamaño, sabor y contenido de taninos. Los dos tipos más comunes son el caqui astringente (tomatero, gordo, rojo brillante…) y el caqui persimon (caqui tipo manzana o no astringente, de las clases sharon o fuyu). Los primeros se caracterizan por tener una pulpa gelatinosa, mientras que la del caqui persimon es mucho más dura y consistente.

Propiedades del caqui

Aunque la composición varía según el tipo de caqui que se trate, en general presentan un elevado porcentaje de agua. Su riqueza en hidratos de carbono (glucosa y fructosa) les confiere un sabor dulce y un valor calórico bastante más elevado que el de otras frutas. El caqui ronda las 70 calorías por cada 100 gramos.

Contiene cantidades moderadas de pectina, un tipo de fibra soluble que ayuda tanto en el tratamiento de la diarrea como del estreñimiento. Es una buena fuente de vitamina A o beta-caroteno, vitamina C y potasio, por lo que está especialmente indicado para personas que tienen mayores necesidades nutritivas: período de crecimiento, embarazo y lactancia.

Incluir el caqui en la dieta cuando está de temporada es una excelente idea, puesto que su consumo habitual ofrece múltiples beneficios para la salud. Se trata de una fruta con propiedades antioxidantes, es decir, neutraliza la acción de los radicales responsables de la aparición de cáncer, párkinson y otras enfermedades degenerativas.

Los caquis son diuréticos y ayudan a combatir la retención de líquidos, por lo que resultan muy adecuados en caso de hipertensión arterial o afecciones cardiovasculares. Por otra parte, estimulan el sistema inmunológico, aumentando las defensas y protegiéndonos de diversas patologías.

Consumido con moderación dentro de una dieta equilibrada, el caqui no engorda, pero al tener un poder calorífico elevado, solo superado por el plátano, conviene consumirlo con prudencia o moderación. Además, como es rico en fibras solubles, favorece los movimientos intestinales y la defecación y contribuye a eliminar el colesterol “malo”.

Cómo comer los caquis

Hay diversas maneras de comer los caquis. Los de consistencia gelatinosa, semejante a una mermelada, se suelen tomar con cuchara, y los persimon o tipo manzana partidos con un cuchillo en rodajas.

Aparte de fresco, sin piel y troceado, el caqui se puede consumir mezclado con otras frutas en macedonia o con yogur. También podemos emplear la jugosa y dulce pulpa del caqui para untar en pan, preparar canapés y bocadillos, hacer salsas con un toque exótico o rellenar pasteles y dulces.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.