Calcio y vitamina D, fundamentales para el desarrollo y mantenimiento de los huesos

Una dieta rica en calcio y vitamina D previene enfermedades como el raquitismo y la osteoporosis. El calcio interviene en la composición de los huesos y los dientes, y la vitamina D sistematiza el paso del calcio a los huesos
13 de marzo de 2013
calcio vitamina d

El calcio y la vitamina D son dos nutrientes esenciales para tener unos huesos sanos | Jaqueline

Desde 1997, existe un creciente interés en la relación existente entre el calcio, la vitamina D y sus posibles beneficios. A raíz de ello se han elaborado numerosos estudios cuyas conclusiones han resultado ser dispares y caóticas.

Ante esta situación se le encomendó al Instituto de Medicina Estadounidense (IOM) que recopilase todas las informaciones e investigaciones posibles acerca de las repercusiones positivas de la ingesta de estas sustancias. Los resultados incluían efectos del calcio y la vitamina D sobre el cáncer —existe una relación interesante entre la tasa de incidencia y los niveles de vitamina D—, las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión, la diabetes, el síndrome metabólico, las caídas, la respuesta inmunitaria, el funcionamiento neuropsicológico, el rendimiento físico, la preclamsia y la reproducción.

Estas evaluaciones no son definitivas, pues normalmente proceden de estudios inconclusos carentes de profesionalidad científica publicados en los medios de comunicación. Lo que sí se puede afirmar es la importancia del calcio y la vitamina D en el mantenimiento óseo y el crecimiento del individuo.

calcio vitamina d diario

Esta tabla elaborada por el Instituto de Medicina de Estados Unidos muestra las cantidades diarias de ingesta de calcio y vitamina D recomendadas según el intervalo de edad. Encuentra tu tramo

Calcio

El calcio es un elemento importante papel en la composición de los huesos y los dientes. Su presencia es necesaria para el funcionamiento del corazón, los músculos, los nervios y la correcta coagulación de la sangre. El calcio se almacena en los huesos y su presencia es importante en las actividades metabólicas y cuando el ser humano se halla en la fase de crecimiento.

El tipo de alimentación determina la cantidad de calcio almacenado en los huesos. Cuando no hay reservas, este elemento se sustrae de los huesos, provocando problemas en su estructura y la aparición de enfermedades como la osteoporosis (fragilidad de los huesos).

El calcio no solo se obtiene de la leche y derivados como comúnmente se suele afirmar. Hay vegetales como las coles, la cebolla, el brócoli y los berros que son ricos en este elemento; al igual que las judías blancas y la soja o los frutos secos, especialmente las nueces, los pistachos y las avellanas.

Vitamina D

La vitamina D sistematiza el paso del calcio a los huesos. Además, su forma activa (calcitriol) regula los niveles de calcio en sangre y su absorción gastrointestinal. Cuando esta forma activa escasea, el calcio también. Si no hay vitamina D, los huesos se debilitan produciendo malformaciones como el raquitismo, que afecta especialmente a los niños.

La deficiencia de vitamina D también provoca osteoporosis, osteomalacia (similar al raquitismo) e hipocalcemia (baja concentración de calcio en la sangre).

La vitamina D puede encontrarse en alimentos como el atún, las setas y el huevo.

En Muy en forma | ¿Cuál es la cantidad diaria recomendada de calcio? y Alimentos ricos en calcio

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.