Calambres musculares

Los calambres musculares son contracciones o espasmos involuntarios que pueden involucrar a uno o varios músculos. A menudo se presentan cuando el músculo se sobrecarga o se lesiona, aunque también influyen factores como el déficit de minerales en la dieta o la deficiente ingesta de líquidos
3 de noviembre de 2013
calambres musculares

Intenta estirar y masajear el músculo afectado cuando sufras calambres musculares | Nicholas

Si los has sufrido en tus propias carnes en alguna ocasión, sabrás que los calambres musculares pueden comprometer a cualquier músculo del cuerpo produciendo un fuerte y súbito dolor. Se trata de contracciones o espasmos musculares involuntarios en uno o más músculos que, por lo general, aparecen durante o después de realizar ejercicio o una actividad física intensa.

Los calambres musculares son muy comunes y pueden presentarse en cualquier momento, incluso mientras estamos en el séptimo sueño. Aunque suelen remitir en cuestión de minutos o segundos, a veces pueden durar hasta un cuarto de hora. A menudo, la aparición de calambres musculares responde a sobrecargas o lesiones en los músculos, pero también pueden deberse al mal funcionamiento de algunos nervios.

Causas

El hecho de tener bajos niveles de minerales –como pueden ser potasio y sodio– y de entrenar a sin ingerir líquidos en cantidad suficiente nos hace más propensos a sufrir espasmos musculares. Entre las causas por las que se originan los calambres musculares están, además de la deficiente deshidratación y el déficit de minerales en la dieta, la exposición a climas cálidos o fríos, los niveles bajos de azúcar en sangre y el estrés.

Atendiendo a la teoría que parece cobrar más peso al explicar por qué se producen estos espasmos involuntarios podría decirse que los calambres musculares son consecuencia de un esfuerzo excesivo y sostenido en el tiempo, ya sea por hacer ejercicio a una intensidad demasiada elevada o durante más tiempo del normal.

Como comentábamos al inicio, a veces sufrimos calambres nocturnos y no sabemos cuál es el motivo por el que sentimos dolor incluso mientras estamos durmiendo. Los calambres pueden acompañarnos durante la noche debido al sobreesfuerzo realizado a lo largo del día. Recuerda que el cuerpo humano no es una máquina que se desconecta de manera automática al dejar de hacer ejercicio y tampoco está completamente en reposo cuando dormimos.

Cómo evitar los calambres musculares

Al primer signo de calambre muscular, debes suspender la actividad, estirar y masajear el músculo contraído para reducir la presión y aliviar el dolor. El calor ayudará a relajar el músculo cuando el espasmo comienza, pero aplicar hielo también puede servir cuando el dolor va remitiendo.

Antes hablamos de la deshidratación como una de causas más comunes de espasmos musculares durante la actividad deportiva, por lo que tomar agua o bebidas para deportistas nos ayudará a aliviar los calambres y a reponer los minerales perdidos.

Si sufres calambres musculares con regularidad, si el músculo continúa dolorido, si siguen reapareciendo o no desaparecen con los estiramientos, es recomendable consultar al médico o fisioterapeuta.

En Muy en forma | Cómo evitar los calambres musculares en invierno

2 Comentarios
  1. Seguros dentales bar
    Publicado el 19 septiembre, 2014 a las 19:11 | Enlace

    Me dio un calambre hace poco y aun guardo algo de dolor cuando camino, espero que con algo de calor se me quite porque es algo incómodo

  2. Lilian Gonzalez
    Publicado el 16 diciembre, 2014 a las 20:30 | Enlace

    Sufrí un calambre en mis dedos y probé untando un gel relajante y casi de inmediato desapareció el calambre.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.