Beneficios de tomar el sol

Tomar el sol de forma moderada aporta muchos beneficios para la salud. El sistema inmune, los huesos, la tensión arterial, la piel o el descanso son los grandes beneficiados
1 de junio de 2013
Etiquetas,  
beneficios de tomar el sol

El sol, tomado con precaución, es muy beneficioso para la salud | Michael C. (CC by 2-0, Flickr)

Con la llegada de los primeros rayos de sol, muchos acuden raudos y veloces a la playa o a la piscina –o a donde les pille– para lucir palmito y ponerse morenos cuanto antes. Aunque a estas alturas todo el mundo sabe que tomar el sol sin las oportunas precauciones puede pasar factura en su piel, ya sea en forma de quemaduras, envejeciéndola prematuramente o, en casos más graves, propiciando la aparición de cáncer de piel, tomado con precaución, el sol es uno de nuestros mejores aliados y ofrece numerosos beneficios para la salud.

Vitamina D y calcio

Con solo 15 minutos de sol a día, evitando las horas de mayor exposición, podemos obtener la cantidad diaria de vitamina D que requiere nuestro organismo. Este micronutriente es esencial para lograr una correcta absorción de calcio, al tiempo que favorece su depósito y mineralización en huesos y dientes y previene la osteoporosis.

Mejora el aspecto de la piel

Tomar el sol aporta nutrientes que mejoran el aspecto de nuestra piel. Si tu problema es el acné, una exposición diaria moderada favorecerá el aspecto general de tu piel. Pero también ayuda contra la psoriasis, enfermedad autoinmune que mejora notablemente con la exposición al sol.

Relaja, protege frente a la depresión y activa el deseo sexual

La razón viene dada en que los rayos solares aumentan la producción de serotonina, un neutransmisor que interviene en la regulación del sueño, el apetito, el estado de ánimo y el deseo sexual (en los hombres aumenta la producción de testosterona).

Refuerza el sistema inmunológico

Tomar el sol refuerza el sistema inmunológico. Estimula la producción de glóbulos blancos, también conocidos como linfocitos, un conjunto de células que interviene en la defensa del organismo contra agentes infecciosos.

Menos cáncer

Una insuficiente exposición al sol puede favorecer la aparición de cánceres como el de colon, mama y próstata, e, incluso, por raro que parezca, de piel. En cambio, una excesiva exposición solar aumenta el riesgo de padecer cáncer de piel. Por tanto, lo ideal es buscar un término medio que reduzca el peligro de desarrollar cáncer y que permita, al mismo tiempo, beneficiarse de la exposición al sol. La explicación la encontramos en la producción de vitamina D, la cual actúa como protector de nuestras células.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece una serie de medidas para protegerse correctamente del sol.

Menos colesterol

Investigaciones como la llevada a cabo por la Universidad de Oxford aseguran que tomar el sol mejora los niveles de colesterol en la sangre. Los rayos UV metabolizan el colesterol y evitan que se adhiera a las paredes de las arterias.

Disminuye la presión arterial y reduce el riesgo de ataque al corazón

Son las conclusiones que se extraen de estudios como el de la Universidad de Edinburgo. La exposición a la luz solar mejora la salud en general, pero en especial es beneficiosa para reducir la presión sanguínea y disminuir el riesgo de fallo cardíaco y derrame cerebral, ya que el sol provoca una dilatación de los vasos sanguíneos y aumenta la circulación de la sangre.

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.