4 beneficios de las avellanas

Entre sus beneficios saludables, las avellanas destacan por ser uno de los frutos secos más ricos en vitamina E, de acción antioxidante. Su consumo se relaciona con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular. Asimismo, contienen grasas beneficiosas para la salud del corazón y las arterias, son ricas en fibra dietética y aportan importantes cantidades de potasio, magnesio y ácido fólico
20 de enero de 2016
beneficios de las avellanas

Las avellanas, con muchos beneficios medicinales y curativos | Nacho (CC by 2.0, Flickr)

Habitualmente consumimos las avellanas como aperitivo, pero también se utilizan en la elaboración de turrones, helados, chocolates y otros muchos productos de repostería. Le dan un gusto único y excepcional a las salsas, las verduras y las ensaladas, a las que además enriquecen en nutrientes.

Se trata de un fruto seco con un intenso sabor y una textura crujiente que nos permite preparar las más sabrosas recetas de cocina. Las avellanas se pueden adquirir crudas, tostadas y fritas, e incluso recubiertas de chocolate, cacao, miel, coco o caramelo, tentaciones dulces que hacen las delicias de los más golosos. Aparte de ser un verdadero placer para el paladar, las avellanas tienen muchas propiedades saludables.

1. Aliadas del corazón

Como el resto de frutos secos, las avellanas son muy ricas en grasas cardiosaludables, es decir, beneficiosas para la salud cardiovascular. En ellas abundan los ácidos grasos poliinsaturados de la serie omega 6, dentro de los cuales cabe hacer mención al ácido linoleico.

Por otra parte, las avellanas constituyen una de las fuentes dietéticas más importantes de vitamina E, la cual posee una gran capacidad antioxidante. Diversos estudios muestran que existe una relación inversa entre la ingesta de frutos secos, entre ellos las avellanas, y la mortalidad cardiovascular.

2. De ayuda contra el colesterol malo

Las grasas presentes en las avellanas tienen un efecto positivo en la reducción del colesterol y los triglicéridos plasmáticos. Proporcionan mayor fluidez a la sangre y contribuyen a prevenir la formación de coágulos o trombos.

En general, el consumo de frutos secos resulta adecuado para mantener a raya el colesterol malo y disminuir el riesgo de enfermedad cardíaca.

3. Buenas para el estreñimiento

Las avellanas sobresalen por su notable contenido en fibra, principalmente de tipo insoluble, que le confiere beneficios laxantes.

Comer un puñado o tomar una ración de avellanas a diario (20 gramos) ayuda a evitar o a mejorar uno de los problemas gastrointestinales más comunes, el estreñimiento.

4. Energéticas

¿Necesitas una dosis extra de energía? Las avellanas son el complemento energético que buscas para afrontar el día a día o las sesiones de entrenamiento diarias.

Una de las principales características de las avellanas es su alto poder calórico, que viene dado por un alto porcentaje de grasas y una escasa proporción de agua en su composición. Concentran un sinfín de nutrientes, pero también aportan bastantes más calorías que las frutas o los cereales. En 100 gramos de avellanas hay alrededor de 630 calorías. Ahora bien, la cantidad que solemos consumir de frutos secos son unos 20-30 gramos, lo que se traduce en 120 calorías aproximadamente.

A pesar de que sean altamente calóricas, siempre será mejor opción comer con mesura avellanas o cualquier otro fruto seco que consumir alimentos industriales cargados de azúcares y grasas saturadas: croissants de chocolate, magdalenas, galletas, bollos rellenos, chocolatinas, patatas fritas y demás snacks.

Más beneficios de las avellanas

Por sus propiedades antioxidantes, contribuyen a mantener en buen estado las arterias y el corazón y a prevenir el envejecimiento prematuro. Pero ¿qué otras ventajas o beneficios para la salud reporta el consumo de avellanas y de frutos secos en general?

Son fuente de proteínas vegetales, aunque es necesario combinarlas con legumbres o cereales para obtener una proteína completa. Por otra parte, dada su riqueza en ácido fólico, resultan especialmente interesantes en la época de crecimiento y en el embarazo. Es aconsejable que las mujeres embarazadas y los niños, cuyas necesidades de dicha vitamina están aumentadas, las incluyan en su dieta habitual.

Aportan una buena dosis de potasio, fósforo y magnesio, minerales que ayudan a mantener el tono muscular, a desarrollar o conservar unos huesos fuertes y sanos y estimular o activar las funciones cerebrales. La presencia de dichos nutrientes convierte a las avellanas en un alimento recomendado en caso de osteoporosis, mala circulación, fibromialgia…

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.