Beneficios del baño turco

Entre los beneficios del baño turco destacan la eliminación de impurezas en la piel (acné), su efecto expectorante en casos de resfriado o tos, y sus efectos positivos contra el estrés, la ansiedad o la depresión
1 de febrero de 2012
baño turco beneficios

Baño turco, un baño con multitud de beneficios saludables para el organismo | Tourisme V.

La relajación juega un papel importante para conseguir el bienestar de nuestro cuerpo y mente y poder desconectar del estrés diario. Existen diversas técnicas de relajación y actividades que promueven la salud corporal, pero hoy nos detendremos en el baño turco. El baño árabe, también conocido popularmente como hammam, es una modalidad que utiliza el calor para producir numerosos beneficios en el cuerpo. En este caso hablaríamos de la variante húmeda de la sauna, en la que el calor se suministra con vapor de agua.

En el baño turco, a diferencia de la sauna finlandesa, la temperatura no es uniforme. Según la altura, la temperatura oscila entre los 25 y 50 grados, con una humedad relativa que ronda el 100%. La combinación de calor seco y calor húmedo con frío crea un ambiente cargado de vapor de agua, que evita el proceso de sudoración. Por tanto, en el baño turco se transpira mucho menos que en la sauna seca. El agua comienza a calentarse mediante los radiadores y cañerías situados en las paredes de la salas herméticas, evaporándose y produciendo una especie de niebla. Al entrar en contacto con la superficie de la piel formaría gotas semejantes a las de sudor.

A continuación, enumeraremos uno a uno los beneficios del baño turco:

  • El calor al que se ve sometido el organismo acelera las funciones metabólicas: aumenta la frecuencia cardíaca y la respiración, y estimula el sistema nervioso.
  • El vapor hace que los poros se dilaten, permitiendo eliminar toxinas e impurezas.
  • La piel luce más tersa y aterciopelada, ya que el vapor de agua al penetrar en los poros realiza una limpieza profunda.
  • Las vías respiratorias se humedecen, produciendo un efecto expectorante. Ayuda a combatir afecciones del sistema respiratorio como la sinusitis o bronquitis, y otros malestares más leves como los refriados comunes o la tos.
  • Aumenta la capacidad de intercambio de oxígeno y ventilación de los pulmones y el sistema cardiorrespiratorio.
  • Tiene efectos positivos para las personas que sufren de estrés, ansiedad u depresión. Suele alternarse con baños de agua fría y con sesiones de masaje, por lo que su efecto es doblemente relajante.
  • Contribuye a la limpieza de los genitales femeninos. Además, el calor alivia los principales síntomas de la menstruación como los dolores abdominales agudos.
  • Es una terapia aconsejable para aquellos adolescentes que padecen problemas de acné, ya que mantiene los poros limpios. Al dejar la piel más suave y facilitar el afeitado, también resulta eficaz para los hombres.
  • Es menos estresante que la sauna finlandesa y tiene mayor efecto relax, aunque en un principio se experimente una sensación de agobio al tener que respirar rodeado de vapor de agua.

Como ves, el baño turco tiene multitud de beneficios para el organismo.

Y a ti ¿te gusta el baño turco?

En Muy en forma | Beneficios de la sauna

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.