Bebidas isotónicas y energizantes: ¿afectan a la salud bucal?

Según un estudio, las bebidas isotónicas y energizantes dañan el esmalte de los dientes y aumentan las posibilidades de sufrir caries
11 de abril de 2013
bebidas isotonicas dientes

Las bebidas isotónicas y energizantes dañan el esmalte de los dientes | Derek B.

Hemos llegado a un punto en el que lo se consideraba una bebida especifica para deportistas ha tomado tintes de refresco “saludable” para todos los públicos. Muchos de los asiduos al gimnasio entienden que las bebidas isotónicas y energizantes son necesarias o casi imprescindibles para obtener un mejor desempeño deportivo. No son pocos los que recurren a este tipo de bebidas en lugar del agua para hidratarse después de realizar cualquier actividad física, independientemente de su duración e intensidad.

Aunque contengan minerales beneficiosos para el organismo, es vox populi que una excesiva ingesta de bebidas isotónicas entraña riesgos para la salud del corazón. Ahora, científicos de la Universidad de Medicina Dental de Illinois reflejan en un estudio publicado en la revista General Dentistry que consumir grandes cantidades de este tipo de reconstituyentes también podría ocasionar enfermedades bucales.

Tomar bebidas isotónicas daña el esmalte de los dientes y eleva el riesgo de caries

La investigación recoge que las bebidas isotónicas y energizantes dañan el esmalte de los dientes y multiplican las posibilidades de que se formen caries. Los expertos analizaron los niveles de acidez de 13 bebidas isotónicas y 9 energizantes sumergiendo muestras de esmalte dental en cada una de las bebidas durante 15 minutos, y manteniéndolas en una solución de saliva artificial. Aunque los resultados fueron dispares, las 22 bebidas que se examinaron estaban relacionadas con el deterioro de la capa protectora de los dientes.

Si bien los jóvenes asumen que las bebidas isotónicas van a favorecer su rendimiento deportivo y que son mejores que las gaseosas, no reparan en los daños que causan en la cavidad oral. Se recomienda reducir el consumo de bebidas isotónicas para proteger la salud bucal. Sería aconsejable enjuagarse la boca con agua o masticar chicle después de ingerir este tipo de energéticos para aumentar el flujo de saliva y que los niveles de acidez en la boca vuelvan a la normalidad.

Esta es solo otra prueba de que no tiene ningún sentido tomar bebidas isotónicas como base de nuestra hidratación.

En Muy en forma | ¿Cómo preparar tu propia bebida isotónica casera?

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.