Batidos caseros para adelgazar

Preparar batidos caseros para adelgazar, que sacian y aportan muchísima fibra y nutrientes de calidad, es fácil. Tienen un bajo aporte calórico y han de consumirse al instante para no perder las vitaminas de la fruta
25 de julio de 2012
Etiquetas,  

Batidos caseros adelgazar

El deseo de lucir una silueta esbelta y grácil nos lleva a tantear el mercado en búsqueda de productos para adelgazar fácilmente. La oferta es tan variada y diversa que hoy en día incluso encontramos batidos sustitutivos que reemplazan a las comidas o complementan la dieta. Es uno de los tantos métodos que nos ofrecen para perder peso en el menor tiempo posible, pero ¿consideráis que son saludables? ¿Realmente ayudan a adelgazar?

Llevan el sello de marcas de renombre que nos inspiran confianza, y se presentan como un producto milagro cien por cien efectivo. Los batidos pueden servir como táctica para comer menos, pero no modifican los hábitos ni nos hacen inmunes al tan temido “efecto rebote“. Además no siempre calman el apetito ni nos sacian, e incluso pueden provocar un incremento de peso. Me explico: aportan calorías y se comercializan para sustituir a una comida entera; por tanto, si se suman a las comidas principales, en lugar de ayudar en la pérdida de peso provocarán el efecto contrario.

¿Quieres disfrutar de un delicioso batido, en la merienda o como tentempié, sin que interfiera en tu objetivo de adelgazar? Entonces, toma buena nota de estos consejos para hacer batidos caseros para adelgazar de forma saludable, cargados de nutrientes y de baja densidad calórica, pues aportan energía, desintoxican y depuran el organismo, además de producir mayor sensación de saciedad. Podemos consumirlos tanto si estamos en pleno plan de adelgazamiento como si nos apetece tomar una bebida refrescante, dulce y sana.

Reiteramos que son una ayuda, un complemento, y que no reemplazan al desayuno o cualquier otra comida completa y equilibrada. Para preparar nuestros batidos combinaremos frutas y verduras con agua o zumo de naranja. Por ejemplo, coloca en el vaso de la batidora frutas dulces (como plátanos, piñas o melocotones, pelados y sin semillas) y añade vegetales de hoja verde, zanahorias, apio o incluso remolacha. Tritura hasta obtener una mezcla homogénea. Si el batido queda algo espeso, puede que sea necesario añadir un poco de agua o zumo de naranja. Sólo faltaría endulzarlo al gusto y añadir hielo picado.

Como ya sabrás, lo ideal es consumirlo al momento para evitar que las frutas pierdan vitaminas. Existen tantas combinaciones posibles que sería absurdo hablar de límites. El sabor es realmente delicioso y los colores tan diversos como los del arcoiris.

Te recomiendo que al principio pongas mayor cantidad de fruta y menos vegetales, hasta que te vayas acostumbrando al sabor. Seguro que acaban convirtiéndose en un hábito y te quitan las ganas de picar entre horas.

Fotografía | Miriamwilcox
En Muy en forma | Batido de frutas, sésamo y alga wakame

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.