Ayuno: beneficios de una práctica natural y milenaria

7 de mayo de 2012
Etiquetas

ayuno beneficios

El ayuno es una práctica milenaria a la que hoy en día puede tener acceso cualquier individuo, independientemente de sus costumbres religiosas. Contamos con poca información sobre esta terapia natural, pese a los supuestos beneficios terapéuticos que se le atribuyen. ¿En qué consiste ayunar? Se trata de dejar de comer alimentos sólidos e ingerir líquidos, principalmente agua. El aporte energético no superará las 300 calorías diarias, de modo que el cuerpo “tira” de sus propias reservas para gastarlas y sustituirlas por otras.

En función de la reservas, el ayuno puede durar más o menos tiempo. Lo habitual es que no se prolongue más de tres días, aunque se han dado casos de obesidad en los que el período de desintoxicación llega hasta los 315 días. Si las reservas se acaban, entraríamos en un proceso conocido como inedia aguda –de hambre–. Se corre el riesgo de sufrir alteraciones en los riñones y el hígado, de ahí que sea imprescindible realizarlo bajo supervisión médica. En países como Alemania, la seguridad social ya cubre el ayuno como terapia, mientras que en otros como Perú y Brasil lo han incluido en los servicios sanitarios para ahorrar costes.

Durante los días 18 y 19 de mayo, se celebrará en Zaragoza un certamen de medicina natural y ayuno terapéutico. En el congreso se darán a conocer las últimas investigaciones sobre esta práctica como herramienta de curación. Reunirá a especialistas mundiales en la materia como el doctor Pablo Saz, profesor de Microbiología, Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Zaragoza.

Según este médico naturista, existen suficientes evidencias sobre la efectividad del ayuno. Y, teniendo en cuenta su relación coste-beneficio, podría considerarse un método sencillo y barato para ponerlo en manos de cualquier médico de familia. A su juicio, estas terapias permten ahorrar gastos sanitarios –en concreto de medicamentos–, por lo que habría que plantearse incluirlas en la cartera de servicios sanitarios.

Saz explica que el ayuno se recomienda para la obesidad y para los procesos gripales y gastrointestinales, aunque también para casos de diabetes en adultos, hipertensión, alergias o insuficiencias cardíacas. Asimismo se han realizado estudios en animales para comprobar su efecto en el cáncer, concluyendo con resultados positivos en la mejora de calidad de vida y mayor tolerancia a la quimioterapia.

Visto en ABC
Fotografía | Yololeo
En Muy en forma | Deporte en ayunas

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.