Asma y ejercicio

Las personas que padecen asma deben tener en cuenta una serie de factores para practicar ejercicio sin poner en riesgo su salud. Los asmáticos deben evitar ejercitarse en entornos húmedos, con temperaturas extremas y abundancia de microorganismo o alérgenos
22 de abril de 2013
Etiquetas
asma ejercicio

Asma y ejercicio, compatibles siempre y cuando se sigan unas pautas a la hora de ejercitarse | Brandy

El asma es una enfermedad crónica que se caracteriza por la inflamación de las vías respiratorias, lo que deriva en sibilancias, dificultad para respirar, tos y opresión en el pecho. Los síntomas del asma se manifiestan por diversas causas, desde la inhalación de sustancias que originan alergia a cambios climáticos y situaciones de estrés.

Conforme avanza el tiempo ha ido perdiendo fuerza la idea de que el deporte y la actividad física resultan inapropiados para las personas que padecen asma. El ejercicio es un medicamento que hay que dosificar y administrar adecuadamente para que no tenga efectos adversos. ¿Es posible conjugar asma y ejercicio? Sí, de hecho, ciertas disciplinas deportivas reportan grandes beneficios para las personas asmáticas. En cualquier caso, conviene tener en cuenta una serie de factores si se entrena con asma para evitar poner en riesgo la salud del individuo afectado.

Los asmáticos no deben exponerse a condiciones ambientales desfavorables, entornos ocupados por el polvo, con presencia de polen y abundantes microorganismos o alérgenos. Si padeces esta enfermedad, procura alejarte de recintos húmedos o ambientes fríos cuando practiques ejercicio físico.

En lugar de intenso y prolongado, el esfuerzo físico ha de ser intermitente y progresivo

El equipamiento y los accesorios necesarios para entrenar también pueden afectar la salud del asmático. Recuerda que los ácaros se encuentran en toallas, colchonetas, alfombras y otros textiles.

El período de polinización puede llegar a resultar conflictivo si entrenamos con asma, razón por la cual es aconsejable ejercitarse en un lugar cerrado libre de alérgenos.

La actividad física no debe ser intensa ni prolongada: lo ideal es que el esfuerzo sea intermitente y progresivo. Evita entrenar con temperaturas extremas y aguantar la respiración para ejercitarte de forma placentera y segura.

En Muy en forma | Mayor riesgo de asma, rinitis y eccemas entre los consumidores de comida rápida

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.