Apuntarse a un gimnasio: consejos para su elección

La cercanía, los horarios, las instalaciones, el personal y el precio son las principales incógnitas que surgen a la hora de apuntarse a un gimnasio
29 de octubre de 2012
Etiquetas
Apuntarse gimnasio

Apuntarse a un gimnasio es una decisión que requiere analizar varias variables | miamism

Apuntarse a un gimnasio suele ser, junto aprender inglés, dejar de fumar y ponerse a dieta, una de las metas más comunes por parte de la mayoría de los mortales cuando comienza un nuevo año. Correcto, soy consciente de que todavía quedan un par de largos meses para la llegada de la típica lista de nuevos propósitos que todos hacemos, en mayor o menor medida, a final de año. Pero ahora que el frío comienza a hacer acto de presencia, qué mejor que practicar deporte en un lugar resguardado de la lluvia y las bajas temperaturas que acarrean la entrada del otoño.

A la hora de apuntarse a un gimnasio, la motivación siempre coincide: ahuyentar el estilo de vida sedentario y cambiarlo por uno más activo y saludable, cargado de entusiasmo, motivación y nuevas ilusiones. Pero tranquilo, que todo lleva su tiempo y esfuerzo; pasar de ser un “tirillas” a estar “cuadrado” lleva su tiempo, y, por supuesto, eliminar esos “kilitos” de más no será cuestión de darse un garbeo por las magníficas instalaciones de tu nuevo y flamante gimnasio. Estás avisado.

Son muchas las inquietudes que surgen a la hora de escoger cuál será tu futuro gimnasio o centro deportivo. Así que nada mejor que solventarlas teniendo en cuenta una serie de pautas y recomendaciones que deberías plantearte para dar de bruces definitivamente a tu ya holgado sofá y a esa televisión cargada de programas banales que poco aportan a tu salud y estado físico.

Localización y horarios

¿Estudias o trabajas? Tranquilo, que no trato de ligar contigo. Sólo pretendo conocer tu rutina diaria, ya que la elección correcta dependerá de la cercanía de las instalaciones respecto a tu hogar, trabajo o lugar de estudios, y a sus respectivos horarios de apertura y cierre. ¿Piensas acudir por la mañana o por la tarde? Antes de que me respondas, te diré que todo dependerá de lo abultada que sea tu agenda, puesto que lo verdaderamente importante es mantener el hábito a lo largo del tiempo y ser totalmente firme respecto a las metas que te fijes.

Por tanto, trata de elegir un gimnasio que se encuentre dentro de tu rutina diaria de desplazamiento y que sea compatible con tus horarios y obligaciones cotidianas. Un gimnasio alejado de tu zona hará que te dé pereza acudir a él y, por consiguiente, propiciará que abandones pronto tu objetivo.

Instalaciones

Perfecto, veo que ya has eliminado de tu lista de “posibles” a unos cuantos centros que quedan lejos de tu día a día. ¿Sabes lo que toca ahora? Surfea por la web hasta dar con sus páginas web y cotilléalas de cabo a rabo, visítalos en persona, demanda información y pide que te dejen ver las instalaciones. O mejor aún: si es posible, ¿por qué no pides un pase de un día para probar sus instalaciones, clases y máquinas?

¿Las instalaciones son espaciosas, con la sufiente luz? ¡Buena señal! Un espacio de trabajo amplio hará que no se vuelva un incordio circular por el gimnasio en las horas punta.

Limpieza

No olvides fijarte en la limpieza del centro. La pulcritud debe ser un requisito imprescindible a la hora de decidirte; unas máquinas e instalaciones limpias, libres de polvo, luminosas y aireadas son síntomas de que el centro vela por la comodidad e higiene de sus abonados.

Actividades

Bien, veo que sigues tachando nombres del listado. El cerco se cierra. Ahora dime: ¿eres de los que les gusta acudir al gimnasio para trabajar sus músculos o por el contrario prefieres participar en actividades en grupo? Exacto, me refiero a las ya típicas clases de spinning, aeróbic, salsa, aquagym, body pump y cía. Si te decantas por las actividades grupales, ya sabes en qué debes fijarte. Pero no olvides comprobar si los horarios de las clases son compatibles con los tuyos.

Equipamiento

El equipamiento es otro de los pilares de todo buen gimnasio. El equipo debe estar en buenas condiciones y revisado asiduamente para garantizar su buen funcionamiento. ¿Está lleno de carteles de “no funciona” o “fuera de servicio”? Mala señal. ¿Hay varias máquinas iguales? ¡Perfecto! Así te ahorrás hacer molestas colas.

Personal

Los entrenadores y monitores son el alma del gimnasio. Trata de hablar con ellos y pregúntales por sus clases. ¿Son amables? El buen trato no se riñe con la profesionalidad. Recuerda que son ellos quienes te ayudarán y supervisarán a la hora de realizar los ejercicos y posturas de forma correcta para que no te lesiones.

Reputación

¿Todavía no te has decidido? Bueno, pues sigamos. ¿Qué tal es el ambiente? ¿Conoces a algún conocido o amigo allí apuntado? Pregúntale si está contento en el centro y qué opina de su personal y de las instalaciones. Tampoco olvides buscar en internet opiniones y referencias del gimnasio.

Conocer a alguien que esté apuntado en el mismo gimnasio que tú te motivará a acudir a él y a no abandonar tu meta inicial. ¿Por qué no acudís juntos? Os motivaréis mutuamente.

Precio

El precio, ¿cómo nos íbamos a olvidar de él? Especialmente en tiempos de crisis, apuntarse a un gimnasio puede ser un privilegio para muchos. Piensa si cada euro que vas a pagar en él está bien justificado. ¿Sacarás provecho a todas las instalaciones? ¿Vale la pena el gasto? ¿Lo amortizarás?

En cuanto a los pagos, ¿debes abonar una matrícula inicial? ¿Se renueva automáticamente la suscripción? ¿Sale rentable abonar varios meses a la vez? ¿Hay penalización si te desapuntas? Fíjate bien en el contrato que vas a firmar; lee la letra pequeña.

Si a estas alturas todavía no lo tienes claro, te recomendamos que confecciones una tabla con tus principales gimnasios candidatos y argumentes en cada uno de ellos sus pros y sus contras. La última palabra la tienes tú.

En Muy en forma | Adelgazar y quemar calorías sin ir al gimnasio

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.