Aprende a leer la etiqueta nutricional de los alimentos

Etiquetado nutricional, ¿en qué datos hay que fijarse? ¿Qué grasas son las más saludables? ¿Qué cantidad de azúcar contiene un producto? ¿Y cuánta sal?
24 de marzo de 2012
etiquetado nutricional alimentos

Etiquetado nutricional, en ocasiones todo un rompecabezas | El Gran Dee

Generalmente, en las etiquetas de los alimentos aparece detallada la información más relevante acerca de sus ingredientes, calorías, grasas y demás aspectos para velar y mejorar la calidad de nuestra dieta. Es decir, se muestra el valor nutricional del alimento en cuestión e información que conforma el denominado etiquetado nutricional. Leer los datos que figuran en los envases parece una tarea sencilla, sin embargo suelen aparecer numerosos problemas a la hora de interpretarlos.

Quizás tengas la idea preconcebida de que ciertos productos son saludables, y al leer las etiquetas correspondientes te lleves un disgusto cuando descubras que su composición no es la más sana. Por eso queremos ofrecerte nuestra ayuda para aprender a interpretar la información nutricional de los alimentos. ¿Qué aspectos debes mirar en las etiquetas? ¿Entiendes la letra pequeña? A continuación trataremos de explicar estas y otras cuestiones para que puedas seleccionar en tu próxima compra los alimentos que más favorecen tu salud y bienestar.

En primer lugar, nos detendremos en el valor energético o aporte calórico que presenta el producto. Suele expresarse en kilocalorías (kcal), en calorías (C) o kilojulios (kJ), que vendrían a ser lo mismo. Las necesidades calóricas de cada individuo varían según el sexo, la edad, el peso y la actividad física.

Luego debemos saber de qué grupos derivan las calorías que aporta el alimento. Llegados a este punto tendríamos que fijarnos en la cantidad de proteínas, hidratos de carbono y, por supuesto, grasas. Las proteínas forman parte de los tejidos del organismo y se clasifican en dos subgrupos: proteínas de origen de animal y proteínas de origen vegetal. Las primeras tienen alto valor biológico, es decir, contienen los aminoácidos esenciales. Por su parte, los hidratos nos proporcionan la energía que necesitamos para rendir al máximo nivel. Aquí cobra vital importancia conocer el porcentaje de azúcares que contiene. Solo un 10% de las calorías diarias debe provenir del azúcar. En cuanto a las grasas, es importante mirar tanto la cantidad como el tipo de grasa. Las grasas pueden ser monoinsaturadas, como por ejemplo el aceite de oliva; poliinsaturadas, las que contienen las semillas y algunos pescados; o saturadas, las presentes en lácteos y carnes. No se debe abusar de ninguna de ellas, sino consumirlas de forma equilibrada.

Asimismo, la cantidad de fibra es otro de los elementos que no podemos pasar por alto. La fibra regula el tránsito intestinal y es aconsejable ingerir unos 25 gramos al día. En función de la cantidad de fibra que contenga el alimento nos saciará en mayor o menor medida. También es útil echar un vistazo a los minerales y vitaminas. Entre los minerales es necesario destacar el contenido de sodio, un mineral del que solemos abusar en exceso y que no contribuye precisamente a la salud cardiovascular. Por otra parte, las vitaminas son fundamentales para regular los procesos del metabolismo. Las más destacables, y por tanto las más necesarias, son la vitamina A, D, C, E y la B9 o ácido fólico.

Estas pautas te servirán para conocer el contenido real de sal, azúcares o grasas, y saber si el alimento es o no recomendable desde un punto de vista nutricional. Es importante que observes con detalle las etiquetas y te tomes unos minutos para leerlas en profundidad, aunque en un principio pueda parecer un proceso lento y tedioso. Muchas veces las etiquetas nos llevan a confusiones y nos generan cierta incertidumbre. Con frecuencia desconocemos si un alimento es, tal y como anuncia en su publicidad, bajo en grasas o sin azúcares añadidos.

En Muy en forma | ¿La etiqueta de los refrescos debería incluir el ejercicio físico equivalente para quemar sus calorías?

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.