Alimentos que no deberías mezclar

Existen ciertos alimentos que no deberíamos mezclar entre sí, ya que cada uno de ellos contiene propiedades que nos benefician en función de cómo los combinemos
20 de marzo de 2012
alimentos no mezclar

Queso y espinacas, una mala combinación de alimentos | George W.

Las preferencias del consumidor se imponen a la hora de mezclar determinados alimentos. Estos tienen propiedades que pueden beneficiar aún más nuestra salud si los combinamos de la manera correcta. Dicho de otro modo, los nutrientes de un determinado alimento potencian los beneficios del otro, favoreciendo así el funcionamiento del organismo. Pero al igual que existen combinaciones de alimentos que se consideran más saludables, también se da el caso contrario.

Algunas sustancias inhiben las propiedades de otras cuando se consumen al mismo tiempo. Por este motivo, debido a su importancia, a continuación te mostramos cuáles son los alimentos que no deberías mezclar en tu alimentación.

Espinacas o acelgas con queso

Vegetales como las espinacas y las acelgas contienen una importante cantidad de oxalatos, una sustancia que dificulta la absorción del calcio presente en lácteos como el queso. Los oxalatos forman sales minerales al unirse con el calcio, limitando así la asimilación de este nutriente. El calcio del queso se enfrenta con el hierro no hemo de la espinaca, restringiendo la biodisponibilidad de los dos minerales.

Cereales con bebidas carbonatadas

Los cereales integrales son una fuente de magnesio. Sin embargo, los fosfatos presentes en los refrescos inhiben la absorción del mineral. Por este motivo no se recomienda llevar a cabo esta combinación.

Nata con azúcar

Es frecuente que en la elaboración de postres y pasteles se combinen estos dos elementos. A las grasas saturadas de la nata se le suman los azúcares simples que utilizamos para montar la misma. Además de aportar muchas calorías, esta combinación causaría cierta adicción al generarnos una recompensa placentera. Si queremos controlar la cantidad consumida y las calorías de la dieta es preferible que la nata y el azúcar vayan por separado, o que limitemos estos ingredientes a comidas muy específicas y esporádicas.

Lentejas con leche

Las legumbres y los lácteos tampoco son una combinación muy recomendable. Recordemos que en el feudo vegetal la lenteja es la reina de las fuentes de hierro, y que el hierro que deriva de las legumbres se ve afectado fácilmente por factores inhibidores. El calcio presente en la leche reduce la biodisponibilidad del hierro no hemo de las lentejas.

Remolacha con soja

Al igual que las espinacas y las acelgas, la remolacha tiene un alto contenido de oxalatos, mientras que la soja contiene hierro no hemo y calcio. Con lo cual, ambos minerales se verían afectados por la presencia de esta sustancia en la remolacha.

Otros alimentos que tampoco deberías mezclar

Asimismo, hay que prestar atención a la cantidad de fibra que ingerimos. El salvado, la cáscara de algunos cereales, contiene filatos que impiden que el hierro se asimile. Alimentos como el nabo o las coles contienen sustancias encargadas de fijar el yodo, que evitarían que este elemento sea absorbido por el organismo. Por otra parte, los taninos, presentes en alimentos como la granada, las pasas, la manzana y bebidas como el y el café, también pueden alterar la absorción del hierro, así como de algunas proteínas.

Por tanto, en la medida de lo posible intentaremos no mezclar todos estos alimentos, ya que reducen la biodisponibilidad de nutrientes respecto al consumo de los mismos por separado. Para obtener una mejor absorción de los minerales tendremos que evitar las citadas combinaciones de alimentos y otras similares.

Visto en Quo
En Muy en forma | Alimentos adictivos

DEJA UN COMENTARIO

*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.